Argus: Pdvsa quiere USD 250 millones de indemnización por su participación en Petrojam

De archivo. Vista aéra de la refinería Petrojam en Kingston, Jamaica | Foto: Petrojam

 

Pdvsa presentó una demanda de compensación por parte de Jamaica por la expropiación en febrero de 2019 de su participación del 49 por ciento en la refinería de petróleo de Petrojam de 35,000 b/d, dijo el ministro de energía de Jamaica, Fayval Williams.

Por Argus | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El fiscal general de Jamaica está evaluando la demanda, que fue presentada en la corte suprema de la isla, dijo Williams.

“El tribunal determinará cuándo se tratará este asunto”, dijo a Argus el Ministerio de Energía de Jamaica . “Jamaica argumentará que no hay mérito en esta reclamación. Esperamos que este asunto eventualmente sea determinado por un arbitraje internacional”.

El otro 51 por ciento de Petrojam estaba en manos de la compañía petrolera estatal de Jamaica PCJ. La compañía jamaicana ahora posee el 100 por ciento de Petrojam, dijo el gobierno en febrero.

Jamaica había asignado USD 280 millones para la participación de PdV en los planes presupuestarios publicados en febrero de 2018. Pero el retraso en la modernización de la refinería ha disminuido el valor de Petrojam, dijo Williams en marzo.

Se ha colocado una cantidad de dinero no especificada en depósito para pagar las acciones de Pdvsa en la refinería, dijo la ministra de Relaciones Exteriores, Kamina Johnson Smith, en febrero de 2019.

La cuenta es necesaria debido a las sanciones de EE. UU. que prohíben hacer negocios con el gobierno venezolano, dijo Johnson Smith. A Venezuela se le pagará cuando se levanten las sanciones, dijo.

Los Estados Unidos tienen una amplia gama de sanciones contra Venezuela. El caso de Jamaica ilustra cómo las acciones de Washington tienen peso más allá de su jurisdicción legal.

El Ministerio de Petróleo de Venezuela le dijo a Argus que la filial de Pdvsa en el Caribe, PdV Caribe, está buscando una compensación de USD 250 millones por su participación en la refinería. El valor representa USD 50 millones pot las acciones de Pdvsa que fueron “robadas” por Jamaica, y hasta USD  200 millones en dividendos vencidos y valor de mercado real estimado. La reclamación se realizará ante los “tribunales más altos y hasta las consecuencias finales”, dijo un funcionario del ministerio.

Kingston ha estado en desacuerdo en abordar el problema de su refinería que pierde dinero mientras se aleja de la política interna de Venezuela. El gobierno rechazó una solicitud en junio de 2019 por parte de la oposición política de Venezuela para retirar la toma de la participación de Pdvsa.

La oposición respaldada por Estados Unidos ha estado tratando de hacer valer su autoridad sobre los activos de Pdvsa en el extranjero desde que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaido, declaró su presidencia interina en enero de 2019. El brazo de refinación de Pdvsa en Estados Unidos, Citgo, está efectivamente controlado por la oposición.

El gobierno de Jamaica, en común con otras naciones isleñas del Caribe que anteriormente se beneficiaron de la ayuda petrolera venezolana, no se encuentra entre los más de 50 países que reconocen a Guaido como presidente interino. No obstante, Kingston votó en una sesión de enero de 2019 de la Organización de Estados Americanos con sede en Washington para no reconocer la presidencia de Maduro.

Jamaica ha afirmado repetidamente que Pdvsa renegó de su promesa de mejorar Petrojam para llevarla a procesar 50.000 b/d, y que este retraso había amenazado la viabilidad económica de la planta y la seguridad de combustible de la isla.

Petrojam está procesando actualmente algo más de 20.000 b/d de crudo importado, pero sus días de operación parecen estar contados. Un comité designado por el gobierno dijo el 1 de julio que la refinería debería ser paralizada si el gobierno no puede encontrar inversores dispuestos a arrendarla.

La participación en la refinería de Pdvsa es un legado de los años de arraigo en Venezuela cuando el fallecido presidente Hugo Chávez prometió mejorar varias refinerías en el extranjero.

Ninguna de las promesas se materializó, dejando una serie de proyectos abandonados en Jamaica, República Dominicana, Curazao y Aruba, entre otros países.