Adiós al Beetle, el último escarabajo salió de una fábrica VW en México (FOTOS)

REUTERS/Imelda Medina

 

Volkswagen dijo adiós este miércoles a la producción del “Beetle” tras concluir el ensamblaje, en su planta  mexicana de Puebla, de la última unidad de este vehículo heredero del legendario sedán conocido como “Escarabajo”, “Fusca”, “Coccinelle” o “Vocho”.

El último “Beetle”, de un reluciente azul metálico, encendió motores y entre música de mariachis, vivas y aplausos, salió de la línea de ensamblaje para rodar unos metros hasta una plataforma de exhibición, bajo una lluvia de papelitos y pirotecnia.

“Gracias Beetle”, decía un arco colocado encima de la plataforma, rodeada por empleados que participaron en la producción de este vehículo. El modelo sumó más de 1,7 millones de unidades desde que en 1997 empezó a ser ensamblado en la planta de Puebla, en el centro de México, una de las mayores de VW en el mundo.

Decenas de obreros se reunieron desde muy temprano para dar los últimos toques a la flamante unidad, cuyo ensamblaje demandó unas siete siete horas. Esta fue la segunda generación del Beetle, concebido para suplir al económico sedán.

“Es como si fuera el nieto del ‘Vocho’. Fue el último de la generación. ¿Quién no podría querer un auto así, hecho con manos mexicanas?”, dijo Roberto Benítez, de 40 años y técnico de producción.

“Gracias Beetle”, se leía también en casacas de un brillante amarillo que vestían los trabajadores, entre quienes se percibía un ambiente festivo pero aderezado de nostalgia por despedir a uno de los autos más icónicos de la firma alemana.

“Siempre da tristeza, se siente como parte de uno, es el trabajo diario, turnos completos para que tengamos el mejor resultado, sí, me da orgullo”, dijo Francisco Bueno, otro trabajador con 25 años en esta planta.

En la despedida, los mariachis entonaron la popular “Cielito lindo” y algunas lágrimas rodaron al escucharse la frase “os vais amigos, dulces compañeros” de la nostálgica canción popular “Las Golondrinas”.

“La pérdida del Escarabajo luego de tres generaciones y cerca de siete decenios, debe provocar una variada gama de emociones”, dijo durante la presentación Steffen Reiche, CEO de Volkswagen México.

 

Los empleados junto al automóvil Volkswagen Beetle durante la ceremonia que marca el final de la producción de VW Beetle, en la planta de ensamblaje de la compañía en Puebla, México, el 10 de julio de 2019. REUTERS / Imelda Medina

 

Un automóvil Volkswagen Beetle se exhibe durante una ceremonia que marca el final de la producción de automóviles VW Beetle, en la planta de ensamblaje de la compañía en Puebla, México, el 10 de julio de 2019. REUTERS / Imelda Medina

 

Automóvil Volkswagen Beetle durante la ceremonia que marca el final de la producción de automóviles VW Beetle, en la planta de ensamblaje de la compañía en Puebla, México, el 10 de julio de 2019. REUTERS / Imelda Medina

 

Los empleados posan para una foto junto a un automóvil Volkswagen Beetle durante una ceremonia que marca el final de la producción de automóviles VW Beetle, en la planta de ensamblaje de la compañía en Puebla, México, el 10 de julio de 2019. REUTERS / Imelda Medina
Foto cortesía
Foto cortesía

 

AFP