En Táchira no cesan los apagones

Los apagones se hacen cada día más constantes en el estado Táchira y de manera particular en San Cristóbal y los municipios aledaños, situación que se ha agravado en los últimos tres días, pues se reportan cortes de electricidad de hasta seis, siete y ocho horas, y los habitantes ya no saben qué hacer. Así lo reseña lanacionweb.com

Por Nancy Porras

Barrio Obrero es uno de los sectores de la capital que más ha sufrido los cortes eléctricos. “A cualquier hora la cortan. A veces uno abre el negocio a las nueve, a pesar de que no hay fluido eléctrico, y pasan las ocho horas de labores y no ha llegado. Esto es muy complicado, dan ganas de bajar la santamaría de manera definitiva; así el estado ni el país progresan”, expresó Joaquín Linares, quien desde hace muchos años vende productos utilizados por las personas que asisten a los gimnasios.

“En oportunidades llega en la mañana, nos emocionamos y trabajamos, pero van apenas cuarenta y cinco minutos y de nuevo la cortan. De verdad, así lo que se siembra es un desánimo total entre los comerciantes, que solo estamos viendo pérdidas”, dijo Linares.

Consultorios médicos y odontológicos, en esta zona de la ciudad también sufren la rigurosidad de los constantes cortes de electricidad, hecho que impide una práctica de calidad. Sus trabajadores deben aguardar, sin perder la paciencia, a que llegue el fluido eléctrico, espera esta que se hace larga o improductiva si al término del día no llega el fluido.

Este lunes la situación se agravó. “En La Concordia, ya a las siete y media de la mañana no se contaba con electricidad, llegó cerca de las nueve y media de la mañana, a eso de las once se dieron dos cortes y a la una de la tarde cortaron de nuevo el servicio, deteniendo la actividad comercial”, contó Germán Maldonado, quien tiene una venta de repuestos para automóviles cerca de la plaza Miranda.

“Duramos unos días en que los cortes no eran tan seguidos y creímos que esto iba a mejorar, pero ya estamos igual o peor que en los días posteriores al gran apagón”, expresó.

“Contamos 11 apagones durante la mañana de este lunes”, manifestó por su parte el encargado de una tienda en el centro comercial Sambil.

“A las siete de la noche se dio otro corte de electricidad que trajo como consecuencia exclamaciones de impotencia de quienes a esa hora se acercaban al centro comercial, que en cuestión de segundo quedó sumergido en la oscuridad, no funcionando los puntos en ningún lugar; incluso la gente, al querer pagar con tarjeta para salir del estacionamiento, debió esperar”, narró.

Una señora, haciendo cola para pagar, dijo: “esto no puede ser. No hay luz, no hay punto, no tengo suficiente dinero en efectivo y además está muy caro el pago de estacionamiento, están cobrando 6 mil bolívares”. Apenas llegó ante la cobradora le aclaró que no tenía sencillo, que apenas llegaba a los 3.000 bolívares, y afortunadamente la joven entendió, le recibió el dinero y pudo salir con su auto del centro comercial.

En cambio, otros alegaron que no tenían ni medio en efectivo, razón que también fue entendida y pudieron irse sin problemas con sus vehículos de este establecimiento comercial.

En Cárdenas también se presentaron largos cortes de electricidad este lunes, donde no hubo luz por más de seis horas y cuando por fin llegó, apenas duró media hora; igual sucedió en Guásimos, donde la electricidad se fue a las nueve de la mañana y llegó a las tres y media de la tarde; allí cortaron la electricidad el domingo a las nueve de la noche y la restablecieron a las tres de la mañana; es decir, cada día la población pasa más horas sin el fluido eléctrico.

La señora Erenia Bustos, habitante de Palo Gordo, dijo estar preocupada porque debido a estos cortes de electricidad se le dañó su nevera y el domingo, cuando hacía el almuerzo en una cocina eléctrica porque no tiene gas, se le quemó y ahora no sabe qué hacer, porque ya no tiene cómo preparar los alimentos. “Seguramente me tocará cocinar con leña, lo que sin duda es más difícil”.