Carlos Benucci: Venezuela no aprueba diálogos con quienes están matando, ni elecciones sin cese de usurpación

Carlos Benucci, Imagen cortesía.
Carlos Benucci, Imagen cortesía.

 

“Venezuela no aprueba diálogos con quienes están matando, ni elecciones sin cese de usurpación”. Así lo afirmó este viernes desde el estado Mérida, Carlos Benucci, coordinador nacional de Vente Joven.

Indicó que la ruta con la que los ciudadanos se comprometieron el pasado 23 de enero fue con la ruta del coraje que planteaba el cese de la usurpación, gobierno de transición y finalmente, elecciones libres. “Y ese orden no es alterable”, aseveró.

El Coordinador Juvenil Nacional de Vente Venezuela aseguró que el artículo 187 en su ordinal 11 de la Constitución, “para nosotros más allá de ser un punto de honor, es una victoria política que se le daría al país, le dices a la comunidad internacional que necesitas ayuda”.

A su juicio, la ayuda que necesita el país de la comunidad internacional “va más allá” de un comunicado y unas sanciones. “Este es un Estado con vínculos con el terrorismo internacional y actores del narcotráfico. No estamos hablando de un Estado dictatorial clásico, sino de la naturaleza de un Estado criminal que en sus pretensiones totalitarias busca aplastar a los venezolanos’, dijo.

Benucci destacó que para que parte de la dirigencia política recupere la confianza de los ciudadanos, primero deben retomar la ruta correcta. “El 23 de enero los venezolanos no estábamos decepcionados, estábamos muy esperanzados con lo que estaba pasando. Yo hoy sigo esperanzado porque estoy convencido de una ruta política que si la seguimos, podemos lograr la libertad”, finalizó.

Por su parte, Verónica Meza, coordinadora de Vente Joven Mérida afirmó que en el partido centro-liberal “siempre hemos tenido una posición frontal con la situación que vive Venezuela. En Venezuela ya no hay soberanía, hay una ocupación de un grupo criminal que nos tiene como prisionero”.

Asimismo resaltó la importancia de tener el análisis correcto y comprender la magnitud del Estado criminal que se enfrenta. “A los opresores no les importan los costos que representan su permanencia en el poder”, agregó.

NP.