Los Runrunes de Nelson Bocaranda

 

ALTO
LA C.P.I. LO ATERRA:

Según el portal argentino Infobae, tras el contundente y demoledor informe de la Alta Comisionada de Derehos Humanos de las Naciones Unidas, “al presidente Maduro se le habría cruzado una imagen que lo perturbó: la de los antiguos dictadores del siglo XX encarcelados y frente a un tribunal. Nicolás Maduro proyectó la propia. Las fotografías de jerarcas militares latinoamericanos sentados en el banquillo de los acusados se le hizo vívida. Desde Augusto Pinochet hasta Jorge Rafael Videla. Fue luego de que supiera que la Corte Penal Internacional (CPI) podría iniciar en las próximas horas el análisis del durísimo “informe Bachelet”. Sin tiempo y desesperado, evalúa una salida que podría ser póstuma:
intentar bendecir a su sucesor”. Quizás a eso se deban sus avances y retrocesos, sus anuncios de diálogo fructífero, los de que en Barbados ojalá consigamos la paz que tan falta nos hace y otras menudencias que demuestran lo desnudo que lo dejó ante el mundo el detallado recuento de la ACDHONU.

Otras de sus elocuentes palabras en cadena -o en simples transmisiones cuando lanza lo que no quiere se circule mucho- así lo indican pues ha dicho frases como: “pido el cese del conflicto inútil para avanzar en el diálogo por la paz”; “basta de llamados a intervención, sanciones, Venezuela quiere paz”; “Yo insisto en el diálogo, uno, dos, o tres veces, hasta que se den resultados para la paz en el país (…) ya basta de este conflicto inútil de tú me dices, yo te digo, tú me atacas, yo te ataco, basta de golpismo, de conspiraciones, de complots, de llamar a intervención militar del ejército gringo para que vengan a matar a los venezolanos”. Tan solo el pasado 4 de julio aseguró “estoy dispuesto a la construcción de una mesa de diálogo permanente a fin de lograr acuerdos entre gobierno y oposición”.

La cancillería de Noruega llamó a las partes a preservar la reserva de los puntos discutidos “tanto en sus comentarios como en sus declaraciones” para permitir resultados y reiteró su reconocimiento a las partes por los esfuerzos realizados. Violando ese acuerdo secreto con Noruega se ha puesto a comentar los encuentros y hasta presentar un video de los participantes rojos en el hotel de Barbados. Buena parte lo hace con la asesoría cubana para molestar, enfadar y deprimir a los demócratas que no tienen armas ni municiones. Podría añadirle que tampoco tienen reclusos y criminales para lanzarlos a las calles desde las putrefactas y corruptas cárceles como amenazó la ministra de Prisiones, Iris varela…

 

LA AMENAZA:

La ministra Iris Varela, fue entrevistada por Insight Crime después que el ex jefe chavista del Servicio de Inteligencia Sebin, Manuel Ricardo Cristopher Figuera, la responsabilizara de guiar un ejército privado de convictos. Varela además de confirmar las preocupaciones de Cristopher Figuera, advirtió que su ejército podría componerse de 45.000 privados de libertad, justificando su uso -ampliamente denunciado en los últimos meses de represión- por una hipotética amenaza del exterior. “Si ellos nos amenazan con 5000 marines, nosotros tenemos a 45.000 privados de libertad. No 30.000, y ahí corrijo a este Figuera”, dijo la ministro utilizando palabras obscenas. El general Cristopher Figuera fue el más alto oficial venezolano que desertó seguir bajo el mando de Maduro. Durante una entrevista a The Washington Post el 24 de junio, Cristopher Figuera habló sobre la criminalidad interna que lo convenció de apartarse del gobierno de Maduro y recordó una reunión con Iris Varela, cuando le pidió 30.000 rifles para inaugurar su propio ejército privado.

 

MEDIO
ACUSA OTRO EX DGCIM:

En una carta exclusiva enviada al diario español El Mundo el famoso M/G Hugo (Pollo) Carvajal, ex jefe del DGCIM, Dirección de Contra Inteligencia Militar, denunció desde la prisión de Extremera -(donde se encuentra recluido acusado por EE.UU. de tráfico de drogas y donde espera una posible extradición)- los crímenes de lesa humanidad “que se han convertido en una constante en el régimen de Nicolás Maduro”. Según Carvajal Maduro ha designado a “generales sin escrúpulos como jefes de los cuerpos de inteligencia y seguridad”, a los que “ha permitido desatar su naturaleza criminal en el intento de permanecer en el poder a cualquier costo”. Por eso, “el vil asesinato del capitán Acosta es sólo la última puesta en evidencia del terrorismo de estado ordenado por el líder de la cúpula psicópata que insiste en aniquilar al pueblo venezolano”.

“Un hecho como este refleja lo que han vivido miles de secuestrados, incriminados, torturados y asesinados por la DGCIM”, añade el recluso, que se encuentra a la espera de que se resuelva su extradición. Afirma que “durante los 8 años que dirigí la DGCIM hice todo lo que estuvo a mi alcance para hacer que la institución respetara los derechos humanos, el debido proceso y la soberanía nacional”, prosigue su misiva. “Así, convoqué a trabajar a los comisarios más antiguos de la institución, personas honestas y profesionales a quienes agradezco haberme ayudado a formar esa cultura de trabajo durante aquellos años. A las pruebas me remito, y si alguien tiene alguna acusación que contraríe esto, espero que la haga con pruebas”, enfatiza. Sigue el texto así: “No obstante, y tras entonar su propio ‘mea culpa’, resalta que “a pesar de los infortunios, jamás hubo nada parecido al terrorismo de estado que ha instalado Maduro a través de militares inescrupulosos y aduladores”…”Con la llegada de Maduro a la Dirección de la DGCIM en el 2014, lo primero que ocurrió fue el pase a retiro de gran parte de aquellos comisarios que habían estado en la institución desde los años 80 y 90”, arguye. “Una decisión a la que sucedió algo similar “con casi todo militar que hubiese trabajado durante mi gestión, es decir, casi 10 años de experiencia y formación tirados a la basura”, puntualiza ‘El Pollo’.

 

¿SOLIDOS CON TEMORES?:

Por cierto que la ceremonia de los cambios en el Alto Mando Militar no la celebró en el patio de la Academia Militar sino en el patio del Ministerio de la Defensa, cerrado, exageradamente cuidado y vigilado por los cuatro puntos cardinales. Los discursos de los uniformados -que no fueron transmitidos en cadena nacional- son otro ejemplo de cómo Chávez logró eliminar la verticalidad del mando que iba desde el presidente hasta el ministro y de allí en cascada hasta los jefes de los componentes y atomizarla con mas de 7 líneas directas, no compartidas por todos en la verticalidad anterior, para de esa manera evitar que las “instrucciones u órdenes” para un golpe de estado se diluyeran o atomizaran antes de surtir efecto.

Desde aquel fallido golpe de 2002 que incluyó a un comandante del ejército -atemorizado ante el nuevo poder militar que se conformaba- que dejó solos a los otros comprometidos. El solo hecho de haberle dado un cargo nuevo, sin mando alguno, inoperante como “Jefe del Estado Mayor de la Comandancia en Jefe” y para estar al lado del anciano general Pérez Arcay (el mismo que aleccionaba a Chávez asumiendo personajes como Bolívar y Páez) al ex comandante del Ejército Suárez Chourio indica la debilidad del poder civil frente al militar. Ya Sebastiana Barráez lo acotaba en un tuit: “Upss. Pero eso que desempolvó es conocido como el Club de los Viejitos. Un invento de Chávez para mandar a los generales que enviaba de baja y quería ocuparlos de algo. Buehh, @JSuarezChourio tendrá de compañero al general Pérez Arcay». Otro hecho contundente fue ratificar como ministro de la Defensa por un quinto año al M/G Padrino López. Ya internamente sus amigos lo llaman el “billetico de 100” pues dura, dura y dura. Mientras las detenciones, torturas y muertes continúen entre los uniformados el irrestricto poder de los escogidos seguirá creciendo.

 

Más Runrunes…