Tarre Briceño asegura que el Tiar no es una varita mágica para salir de Maduro

(Photo by Brendan Smialowski / AFP)

 

 

La adhesión de Venezuela al Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR), aprobado esta semana por la Asamblea Nacional de Venezuela “no es una varita mágica para salir de Maduro”, afirma el embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA) sino que el instrumento forma parte de los esfuerzos que se pueden utilizar para acabar con el régimen venezolano, reseña maibortpetit.info.

Por: Maibort Petit

Tarre Briceño, quien fue designado por el presidente (e) Juan Guaidó como su representante ante la OEA, explicó que el TIAR regula varias situaciones, una de las cuales es cuando el continente americano es atacado militarmente por una potencia extranjera, “que no es el caso de Venezuela”.

Asimismo, dice el embajador, “regula cuando la soberanía, el territorio de un país o la paz de la región se ve amenazada por un país foráneo y que “es el que aplica a Venezuela donde la presencia de Cuba, el narcotráfico, el ELN, de terrorista del Medio Oriente, constituyen una verdadera amenaza y permite que se invoque dicho tratado”.

Tarre Briceño hace hincapié en que el TIAR no es una varita mágica que una vez aprobado va a sacar a Maduro del poder “eso no es así”. “Es un tratado que contempla una serie de pasos muy escalonados y cuya aplicación puede ser relativamente lenta”.

Advierte que lo primero que dice el TIAR es que antes de contemplar cualquier medida se debe considerar la conciliación y la negociación pacífica. “Esto es muy importante para aquellos que piensan que va haber una invasión militar mañana. No. El TIAR lo primero que tiene que recomendar es la negociación”.

Si la negociación no produce resultados, (y no se puede prejuzgar), se deben seguir los siguientes pasos:

1) Llamar a los embajadores
2) Ruptura de relaciones diplomáticas
3) Ruptura de relaciones culturales
4) Ruptura de relaciones económicas (total o parcial)
5) y luego la terminación de cualquier tipo de comunicación, marítima, aérea, fluvial, telefónica y radiofónica.

Si ninguno de los pasos que se enumeraron funcionan, el tratado prevé el uso de la fuerza militar “siempre y cuando los países quieran hacerlo”, acota el diplomático.

Tarre Briceño recuerda que cuando el instrumento se aprobó, todos los miembros de la OEA (salvo Canadá) formaron parte del tratado. Luego aparecieron 14 países del Caribe que no existían cuando el TIAR fue aprobado porque eran colonias, fundamentalmente inglesas. Luego de la independencia de esas naciones, sólo Trinidad & Tobago y Bahamas lo suscribieron.

Uno de los detalles que destaca el diplomático venezolano es el hecho que un tercio de la OEA no forma parte del TIAR, aunado el hecho de que México, Nicaragua y Bolivia se salieron expresamente del tratado, lo que indica que de los 34 países que conforman la Organización de Estados Americanos, sólo 18 forman parte del TIAR.

El tratado original establecía que el único órgano de consulta era el Consejo Permanente, pero luego del retiro de varias naciones del tratado, se acordó que el órgano de consulta fuera Consejo Permanente de la OEA pero sólamente los 18 países que son miembros del TIAR. “Es en esa instancia donde Venezuela tiene que empezar a desarrollar las diferentes fases que fueron descritas anteriormente”, admitió.

El diplomático reiteró que “no hay varita mágica para salir de Maduro, no hay hada madrina. A Maduro hay que sacarlo con una conjunción donde todos los esfuerzos son válidos, y uno de ellos transita por el TIAR, pero no es el único, por lo cual hay que trabajar todos los escenarios que estén disponibles”.

“No estemos contando (como muchos han querido decir) que con solo aprobar el TIAR el mandado está hecho y que al invocar el TIAR al día siguiente se constituye una fuerza multilateral que invada a Venezuela” señaló el embajador.

¿Por qué se le dio tanta importancia al TIAR?

En primer lugar porque es un tratado de Asistencia recíproca, lo que representa una unión de todos los países latinoamericanos. Venezuela está regresando al sistema interamericano, no sólo al TIAR sino al sistema de Derechos Humanos. Estamos volviendo a una política hemisférica que es el ámbito natural de Venezuela y por eso es importante.

Asimismo, cada uno de los escenarios que se mencionaron son útiles e importantes y hay que considerarlos sin descartar ninguno.