Salsas y alimentos para untar están fuera del alcance de compradores

Sobre las mesas de los trabajadores y pensionados ya no se observan las salsas y los alimentos para untar, ya que sobrepasan el sueldo mínimo. Así lo indicaron quienes huían despavoridos de los establecimientos donde ofrecían la mantequilla y la mayonesa marca Mavesa, y la salsa de tomate Heinz, cada una por Bs. 25.000.

Por lapatilla.com
Así lo reseña laverdaddevargas.com

“La pensión no me permite darme un lujo así. Solo puedo comprar dos harina PAN y el resto lo gasto en pasaje”, señaló Luisa Frontal, quien además lamentó que “tendré que comerme la arepita sola porque los pensionados solo compramos lo que es estrictamente necesario”.

Quienes acostumbraban preparar para la cena unos perros calientes, también se quejaron porque además la mostaza de la marca Eureka estaba en 18.400.