La ex vedette Wanda Seux sufrió un infarto cerebral y perdió el habla

Wanda Seux, ex vedette y actriz sufrió un infarto cerebral que le provocó la pérdida del habla como una de las secuelas. Así lo reseña infobae.com

Sobre su estado de salud lo confirmó un amigo de la actriz de la época de oro del cine mexicano, Alfredo Cordero, quien en su declaración dijo que se encontraba en Acapulco cuando le dio el infarto.

Según las declaraciones de Alfredo, amigo de la bailarina, dijo que se mantiene lúcida, pero ya no puede conectar sus ideas con sus palabras.

“Anteriormente Wanda había podido recuperar el sistema del habla y la habilidad de poner caminar, pero Wanda no puede hablar ya en este momento; perdió la conexión entre sus ideas y las palabras (…), está lúcida, pero está muy mal en cuanto a poderse expresar o comunicar, estamos peor que cuando pasaron los infartos cerebrales anteriores (…). Tuvimos que coordinar desde México indicaciones médicas para que supieran qué le pasaba“, comentó en el programa de televisión Ventaneando.

Wanda Seux es conocida como una vedette argentina, aunque nació en Paraguay (Foto: Netflix/Bellas de noche)
Wanda Seux es conocida como una vedette argentina, aunque nació en Paraguay (Foto: Netflix/Bellas de noche)

 

Alfredo Cordero es amigo de la exvedette quien la ha estado cuidando los últimos años. A su vez, mencionó que Wanda tendrá que permanecer por lo menos 8 días más en Acapulco, antes de regresar a la Ciudad de México.

“Tiene que regresar al Hospital General Xoco para hacerle una resonancia magnética y empezar a ver todo el tratamiento de foniatría que tiene que llevar”, mencionó.

Alfredo también mencionó que su amiga de 71 años pasa por una situación económica delicada, por lo que se analizará rentar su departamento para cubrir los gastos médicos.

“A Wanda le deshacen el cuerpo, pero no le tocan el alma ni el corazón (…), ella está de buen semblante, está sonriente”.

En el 2010 se le diagnosticó a la bailarina cáncer de mama y aunque ganó la batalla se prometió a si misma que viviría en plenitud.

Fue la vedette ‘argentina’ más famosa de México y ahora vive sin lujos tras vencer al cáncer

Wanda Seux fue la vedette más famosa de México (Foto: Netflix/Bellas de noche)
Wanda Seux fue la vedette más famosa de México (Foto: Netflix/Bellas de noche)

 

Juana Amanda Seux Ramírez nació en Paraguay en 1948 pero creció en Argentina, por lo que cuando desde que llegó a México en 1976, siempre se le identificó como argentina, incluso por su acento al hablar.

“Wanda Seux” era diferente a las demás vedettes. Su propuesta era más cercana a los espectáculos de Las Vegas y París, con número similares a los de Liza Minelli en “Cabaret” o Shirley MacLaine en “Gipsy”.

Sus vestuarios eran hechos por los modistos del Teatro Nacional en Argentina y se hacía acompañar por bailarinas con las que cambiaba su show cada seis meses, “porque el público merecía respeto y si yo ganaba muchísimo dinero, lo menos que podía hacer era retribuirle con un gran espectáculo”.

Prácticamente llegué a innovar lo que era la vedette en México, fui un parteaguas. Había muy buenas vedettes, pero pobres. No tenían producción y la mía era de USD 9.000. En aquel entonces, un departamento en México costaba USD 10.000, por lo que ya se pueden imaginar la calidad de mi show”, dijo Seux a la prensa mexicana en 2016, durante la presentación de la cinta “Bellas de noche”.

Cheques, viajes, casas…

Wanda triunfó en los años 70 y 80 en México (Foto: Netflix/Bellas de noche)
Wanda triunfó en los años 70 y 80 en México (Foto: Netflix/Bellas de noche)

 

Además de apariciones en el cine, Wanda Seux era la estrella del Bar Capri en el Hotel Regis, el Folies Bergère y el Marraquesh, en la época donde la vida nocturna en Ciudad de México se extendía durante toda la semana y no se escatimaba en gastos.

Wanda recuerda que los políticos de la época acudían a los espectáculos de la vedettes y les regalaban cheques. “A mí me decían: ‘ponle los ceros que quieras’. Pero nunca lo hice porque seguramente me iban a cobrar el favor y yo no estaba para conceder favores, yo ganaba muy bien con mi trabajo, no necesitaba hacer cosas extras”.

Decían que cobrábamos por hacer todo, pero nuestro único pecado fue haber sido las estrellas de la vida nocturna del país. Aquellas a las que no sólo querían ver los hombres, pues las mujeres también nos admiraban.

Wanda compró casas, y el resto de su dinero se lo dio a su madre para que recorriera el mundo.