Carlos Holmes Trujillo: Colombia no cree en ese proceso que se puso en marcha en Oslo

 

Las conversaciones entre representantes del usurpador y Juan Guaidó con mediación de Noruega son vistas con desconfianza por el máximo representante de la diplomacia colombiana. Su país apoya el fin de la usurpación, la transición y la convocatoria a elecciones en Venezuela. Reseñó La Gran Aldea

Ante la mirada de Francisco de Paula Santander y sentado en una silla que hace 200 años le perteneció al Libertador Simón Bolívar, el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, aseguró que se acerca un nuevo amanecer para el pueblo venezolano, donde la democracia y la libertad florecerán.

Asimismo, el diplomático reconoció que su país no apoya el mecanismo de Oslo que ha propiciado las negociaciones entre Nicolás Maduro y la delegación enviada Guaidó, ya que ha sido utilizado por parte del oficialismo para comprar tiempo y dilatar acciones de la comunidad internacional.

– Colombia abrió las puertas a los venezolanos, pero ¿cuán lejos estamos de convertirnos en un problema de estado para su gobierno?

– El problema no son los que huyen de Venezuela, el problema lo genera la dictadura con el ejercicio tiránico que hace del poder y el desconocimiento de los derechos fundamentales del pueblo. Lo que nosotros hemos hecho es recibir con sentido humanitario y de gratitud histórica a los migrantes, llamar la atención sobre la magnitud de la crisis, señalar que se trata de una amenaza regional y tocar las puertas de Naciones Unidas para obtener mayores posibilidades de hacerle frente. Seguiremos actuando de igual manera y reiteramos el llamado a la comunidad internacional para la ayuda se incremente, porque el flujo migratorio sigue creciendo y desborda nuestras capacidades nacionales.

– ¿En qué estatus se encuentran las ayudas solicitadas a estos organismos y con cuánta capacidad de atención cuentan para el flujo migratorio?

-La capacidad nacional es precaria. La verdad es que la magnitud de la crisis nos desborda, sobre todo en sectores como salud y educación, por supuesto también en el sector productivo y la capacidad para la generación de empleo. La contribución internacional ha sido muy inferior a la que han gestionado dado en otras crisis migratorias. Aquí hubo un llamado conjunto de la OEA y ACNUR para recaudar 740 millones de dólares y apenas se ha recaudado el 30%. Desde el mes de mayo hasta hoy han llegado 120.000 nuevos migrantes venezolanos; en tanto que el aporte internacional apenas aumentó el 9%, es decir, no se corresponde con la magnitud del problema.

Lea entrevista completa en La Gran Aldea