Gabriela Domingo: La educación venezolana es una caja de resonancia de lo que sucede en el país

El venidero período escolar va arrancar con un panorama oscuro, según Gabriela Domingo directora de la asociación civil “Con la escuela”. En entrevista concedida a lapatilla.com Domingo vislumbra más deserción de alumnos y maestros ante la crisis que atraviesa el país, y la falta de políticas públicas por parte del gobierno nacional hacia el sector educación.

La PHD en ciencias de la educación sostiene que todos los problemas que tiene la sociedad venezolana lo sufre de la misma manera una escuela, con el agravante que la escuela forma y educa al futuro del país. Actualmente indica que se ha reducido la calidad de los docentes, que los alumnos se han visto afectados al igual que sus maestros por las condiciones nutricionales, el deterioro de las plantas físicas de las instituciones educativas, la complicada movilidad para llegar a las aulas, son factores que hacen que cada día sea más difíciles la asistencia de los muchachos al colegio, que aprendan, entre otros.

En un estudio que la A.C “con la escuela” realizó en el municipio Guaicaipuro del estado Miranda, tomando como muestra esta entidad que es un espejo en el país, Domingo manifestó que por lo menos entre un 12 y 13 por ciento ha sido la deserción de los docentes en las escuelas, y estima que para septiembre de 2019 haya un porcentaje mayor.

“¿Por qué se retiran los maestros? Porque el sueldo promedio de una maestro dependiendo del escalafón en el que está, oscila entre los 50 mil y 70 mil bolívares, nada más en traslados de sus casas a las escuelas invierten la totalidad de su salario, y a pesar de eso hay tanta vocación que con ese sueldo que es una miseria siguen dando la batalla y asistiendo a las escuelas”.

Hasta el momento la magister en psicología escolar señala que no han tenido información ni accesos a las políticas públicas que pueda tener el Ministerio de Educación, ya que asegura que el ente rector ha sido reservado. Además, indició que hubo una especie de reemplazo de dichas políticas en la creación de una serie de misiones tratando de sustituir a lo formal de una educación primaria, bachillerato y universidad.

“No tenemos comunicados oficiales que digan que estamos invirtiendo en construcción de escuelas, hay una necesidad sobre todo de bachilleratos, mil y pico de bachilleratos se necesitan a nivel nacional y creo que el promedio de construcción del año en el que estamos (2019), no debe pasar de tres a cuatro escuelas en todo el país.

En el mes de febrero y marzo cuando tuvimos los apagones y se hizo una disminución de la jornada escolar, las escuelas solo trabajaban hasta las 2pm, lo chamos de la tarde que tenían clase a la una,  solo tenían una hora de clases durante las tres semanas que tuvimos la regulación del horario escolar”.

Domingo enfatizó que va a haber más deserción porque el sistema educativo no está cumpliendo con las expectativas de la sociedad civil.

En otro punto también se refirió a los niveles de aprendizaje de los jóvenes y expresó que hay niños en tercer grado que deberían estar completamente alfabetizados, es decir, que solamente sepan leer y escribir. Destaca que hay un número de estudiantes que no cuenta con esas condiciones e inclusive que eso sucede hasta en sexto grado.

El tema de la alimentación, también fue abordado por Gabriela Domingo, quien explicó según el estudio que laboraron, que el 91 por ciento de los alimentos que consumen los niños son carbohidratos, sobre todo arroz, pasta y harina de maíz, lo que considera que para el desarrollo cognitivo de cualquier persona es gravísimo.

“No contamos con las proteínas necesarias, el consumo de leche está por debajo del 50 % en niños que la necesitan para su crecimiento, hay descenso en la cantidad de docentes, hay un ausentismo por culpa de la ausencia de servicios públicos, la cantidad de suspensiones de clases porque en la escuela no hay agua o no hay luz alcanza el 40 por ciento de el calendario escolar”.

Otra de las debilidades a contar, son las falta de los servicios de agua y luz en los planteles educativos, ya que precisa que “una escuela sin agua cierra, no funciona”. A eso se le adhiere el estado de los baños, las filtraciones, y que no hay condiciones mínimas para que el niño pueda formarse en un espacio ideal.

En cuanto a los bachilleratos, Domingo mencionó que Los laboratorios no existen en las escuelas y si existen no tienen la dotación. Agrega que un 40 por ciento de las instituciones no cuenta ni si quiera con servicio de teléfono, y el 65 por ciento no tiene conexión a internet y mucho menos equipos para que los niños puedan ser, más competitivos.

“Vamos a arrancar con un panorama oscuro con muchas posibilidades de hacerse más oscura, no sabemos de alguna política pública que esté haciendo algo por mejorar la situación. Nos comentaban que desde 2015 el Ministerio de Educación no ofrece ninguna cifra oficial de lo que está sucediendo en las escuelas, y eso es muy grave porque las cifras más allá de llamar a una alerta, nos sirve para hacer diagnósticos y tomar decisiones”.

 

Aprecie más de esta entrevista en el siguiente video: