Luis Barragán: Cuba, en la taquilla guyanesa

Luis Barragán @LuisBarraganJ

Los comunistas venezolanos pintan toda una tragedia histórica con el reclamo del Esequibo, pues, inevitable, nominalmente dicen sostenerla a la vez que, en los hechos, ni siquiera estudian el caso e intentan un aporte diferente. Risible esfuerzo, cuando tienen la amabilidad de hacerlo, dirigen las notas de protesta a la Exxon Móvil, en lugar de la cancillería de Georgetown, pretendiendo protagonizar una escena de la lucha anti-imperialista que entronque con la mejor narrativa leninista.

El tradicional apoyo de la dictadura cubana a Guyana, es una dura hipoteca que pesa sobre los camaradas del patio. Y, para evadirla, de vez en cuando disparan la ridícula verborrea chauvinista que aplaque los ánimos y sirva de ataque a la oposición, agarrándole línea a La Habana.

Juegan con la propia Fuerza Armada, haciéndolas corear consignas fáciles, mientras se va perdiendo el Esequibo. Poco les importa que alguien contraste el desempeño de la cancillería de muy ayer con la del actual régimen, porque – al fin y al cabo – no rinden cuentas.

El problema para Cuba es el de sobrevivir a la caída de la dictadura venezolana que ha parasitado y ayudado a quebrar, durante dos décadas. Y, además, presuntamente positivas algunas diligencias exploratorias en el consabido rincón petrolero del Atlántico, mejor luce colocarse en la cola de la taquilla de Guyana para cobrar o intentar cobrar la factura de los viejos y nuevos respaldos que le ha brindado.

No será mucho de compararlo con Venezuela , pero del chorro de petrodólares que llegue a Georgetown colgarán también las esperanzas de La Habana. De esto, los comunistas venezolanos saben.