Este hombre salvó a más de 400 personas que no querían vivir con una sola pregunta

Don Ritchie vive al lado del infame acantilado / businessman.ru

 

A pesar de su impresionante belleza, este precipicio es conocido por el lugar donde los suicidios se cometen con mayor frecuencia en todo el sur de Australia.

Por Businessman
Traducción libre al castellano por lapatilla.com

Hay muchas razones por las cuales las personas quieren saldar cuentas con la vida; la mayoría de las veces, simplemente se decepcionan y no ven ninguna razón para seguir avanzando. Por lo general, esas personas no tienen a nadie con quien hablar, nadie con quien compartir los problemas que han caído sobre ellos y todo a su alrededor les parece aún más desesperado.

Afortunadamente para muchos, Don Ritchie vive al lado del infame acantilado, que ha estado salvando las vidas de los desesperados durante más de medio siglo.

Ángel australiano

Don, llamado el “Ángel australiano”, ha salvado más de cuatrocientas vidas, no tiene una educación especial y nadie le enseñó cómo salvar a la gente.

Don Ritchie vive al lado del infame acantilado / businessman.ru

 

¿Qué hace que las personas se detengan y cambien de opinión? De hecho, el secreto de Donald es increíblemente simple. Él siempre sonríe cálidamente e invita a una persona a ir a su casa.

¿Por qué no pasas y tomas una taza de té conmigo?“, es la pregunta ha salvado a cientos de almas.

Buena costumbre: Don tiene el hábito de inspeccionar periódicamente las rocas, y tan pronto como ve a alguien que está haciendo algo sospechoso, Don se acerca y comienza una conversación informal.

“No puedes simplemente sentarte y mirarlo. Al menos debes tratar de salvarles la vida. En realidad, no es tan difícil como parece a primera vista”, asegura Don.

No todos los intentos de Don se lograron

Por supuesto, Don no pudo salvar a todos los que llegaron a este precipicio. La hija de Diane Gaddin se quitó la vida y Don no pudo ayudarla. Sin embargo, Diane todavía está increíblemente agradecida con el hombre.

“Él es un ángel. Muchas personas en su lugar tendrían miedo de acercarse, miedo a la responsabilidad y las consecuencias. Siempre viene, habla y pregunta cómo puede ayudar, es genial. Es increíblemente carismático. Posee un mismo magnetismo que llegar al corazón en las situaciones más difíciles”, comenta la madre de Diane.

Don Ritchie vive al lado del infame acantilado / businessman.ru

 

Una conversación cálida y una capacidad simple de escuchar, salvar vidas; un hombre lo ha demostrado repetidamente. Si no fuera por él, una gran cantidad de personas simplemente estarían muertas hace mucho tiempo.

Piénselo, tal vez con una conversación simple pueda ayudar a una persona a mejorar su vida. Si cree que un ser querido necesita ayuda, no dude y preguntarle al respecto.

Esto no solo aplica a personas cercanas: Si ves a un extraño en la calle que necesita apoyo, no pases de largo. Tal vez puede salvar una vida.