EEUU quiere avances sustanciales en negociaciones con China

Foto: REUTERS/Jim Young

 

Estados Unidos dijo este jueves que quiere “sustanciales avances” en las inminentes negociaciones con China luego de que ambas partes hicieron gestos que avivaron la posible solución de su guerra comercial.

El presidente Donald Trump “puede llegar a un acuerdo en cualquier momento, pero quiere un buen acuerdo”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, recordando que Pekín se había comprometido desde el principio a reequilibrar el comercio entre los dos países.

“No queremos un viaje que sea solo una serie de discusiones. Queremos lograr avances sustanciales”, dijo.

Sin embargo, también advirtió que Trump solo aceptará un buen acuerdo, y que, de ser necesario, aún está dispuesto a aumentar los aranceles sobre los bienes del país asiático.

Esta semana hubo signos positivos en el conflicto comercial, que entró en su segundo año. Trump aceptó la solicitud de Pekín de retrasar una ronda de aumentos arancelarios hasta el 15 de octubre después de que China acordó evitar algunos productos estadounidenses de sus represalias.

Se espera que los altos funcionarios de ambas potencias mantengan conversaciones preliminares a fines de este mes, en preparación para las reuniones en Washington a principios de octubre lideradas por Mnuchin y el representante de Comercio de Estados Unidos, Bob Lighthizer.

“Claramente no hicimos el progreso que queríamos” en la última reunión en Shanghai a fines de julio, dijo Mnuchin. “Soy cautelosamente optimista. Considero que los chinos tienen buenas intenciones con querer venir aquí con un acuerdo ahora”.

Pero dijo que Trump “está preparado para mantener estos aranceles en su lugar, está preparado para aumentar los aranceles si necesitamos aumentar los aranceles”.

Pekin y Washington anunciaron el miércoles una pausa en su guerra comercial.

China tiene a su economía está cada vez más afectada por ese enfrentamiento que lleva 18 meses y a pedido de varias empresas admitió exceptuar de aranceles suplementarios a numerosos productos importados de Estados Unidos.

Trump, de su lado, anunció luego que en señal de “buena voluntad” aplazaría hasta el 15 de octubre el aumento de aranceles a productos chinos importados por 250.000 millones de dólares.

Trump dijo que tomó esa decisión a pedido del viceprimer ministro chino Liu He “debido a la celebración el 1 de octubre de 70 aniversario de la República Popular China”.

La imposición de nuevos aranceles el 1 de octubre “les crearía simbólicamente un problema”, dijo el jueves Mnuchin.

En esta guerra comercial lo que está el juego es el dominio de la tecnología.

Washington exige a las autoridades chinas que pongan fin a prácticas comerciales que considera desleales. Especialmente Estados Unidos hace hincapié en la transferencia forzada de tecnología a empresas que quieren instalarse en China y rechaza las enormes subvenciones a las empresas estatales chinas al tiempo que acuso a Pekin de robar derechos de propiedad intelectual. AFP