FMI debe tomar una decisión sobre Argentina, pero está entre la espada y la pared

FMI
Un hombre pasa junto al logotipo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su sede en Washington, Estados Unidos, el 10 de mayo de 2018. REUTERS / Yuri Gripas

 

 

El Fondo Monetario Internacional tiene que tomar una decisión difícil sobre Argentina: desbloquear más de 5.000 millones de dólares como parte del préstamo que otorgó al país, mientras el gobierno se esfuerza por evitar el incumplimiento, o retener el dinero y correr el riesgo de provocar más pánico en el mercado.

El FMI, que acordó una línea de crédito por 57.000 millones de dólares con la nación sudamericana el año pasado, debe decidir si libera el último tramo de esos fondos. El desembolso originalmente estaba programado para este mes.

Pero eso se ha convertido en un caos después de que la dura derrota que sufrió el presidente pro-mercado Mauricio Macri en las elecciones primarias de agosto provocó un colapso en el peso y obligó al Gobierno argentino a imponer controles de capital para detener su caída.

El candidato opositor populista, Alberto Fernández, es ahora el favorito para ganar las elecciones del 27 de octubre.

“El FMI no gira más fondos hasta luego de la presidencial”, opinó Gabriel Monzón, jefe de la consultora local Grupo Latina. “Este será un golpe inesperado para la economía”.

Un portavoz del FMI declinó hacer comentarios para esta nota.

El jueves, un portavoz del organismo dijo que el FMI no tomaría una decisión hasta las reuniones de Washington con funcionarios argentinos, previstas para fines de septiembre.

Desde la derrota en las primarias del 11 de agosto, Macri ha desviado los objetivos fiscales acordados con el FMI al aumentar los pagos de asistencia social y reducir los impuestos sobre la renta y los alimentos. Ha evitado el incumplimiento, por ahora, al extender los vencimientos de alrededor de 100.000 millones de dólares de deuda.

“Dada la frágil situación de la deuda (…) el Fondo podría ser perdonado por no querer arrojar (más) dinero”, dijo el asesor de mercados en desarrollo Tellimer en una nota.

Agregó que el FMI se encuentra en una situación difícil ya que no querría agravar la situación en un período electoral sensible, aunque probablemente debería “dejar de lado” su programa con Argentina.

Un portavoz del ministerio de Hacienda dijo a Reuters que la idea de que el FMI no haría el desembolso a tiempo es una “conjetura” de algunos analistas. “Con las medidas cambiarias y financieras que tomamos, no hay una necesidad inmediata de esos fondos”, explicó.

El FMI y los incumplimientos de deuda son un tema delicado en un país donde muchos culpan a las políticas de austeridad de la entidad de preparar el escenario para la crisis financiera y de incumplimiento de bonos masiva del 2001, que arrojó a millones de argentinos a la pobreza.

SOMBRÍA PROYECCIÓN ECONÓMICA

Funcionarios del FMI están haciendo una revisión del desempeño económico de Argentina en el segundo trimestre del año. Los desembolsos generalmente están vinculados a la finalización exitosa de tales revisiones.

El tramo de fondos -que llegarían tras desembolsos totales hasta el momento por 44.000 millones de dólares- está vinculado, en parte, a la evaluación del Fondo de la economía del país en el período de abril a junio, en el que el Gobierno de Macri puede argumentar que sus objetivos fueron cumplidos.

Sin embargo, muchas cosas cambiaron desde entonces.

La inflación se disparó en agosto cuando el peso perdió una cuarta parte de su valor frente al dólar. Los precios de los bonos alcanzaron mínimos históricos, antes de recuperarse ligeramente después de que se impusieron los controles de divisas.

La crisis ha ensombrecido las perspectivas para la tercera economía más grande de América Latina.

Las expectativas de inflación para este año han aumentado al 55%, y la economía se contraerá un 2,5% en 2019, según economistas encuestados por el banco central.

Gustavo Neffa, analista económico de Research for Traders en Buenos Aires, también dijo que creía que la liberación del crédito se retrasaría hasta después de las elecciones y que el acuerdo podría modificarse.

“Creo que (el FMI) va a esperar. El Gobierno sobrecumplió las metas fiscales y monetarias del segundo trimestre, pero eso es una condición necesaria pero no suficiente para hacer ese desembolso”.

Reuters