Quién es Michael Kozak, el funcionario de EEUU que podría añadir presión a Maduro

Michael Kozak, embajador de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo. El Departamento de Estado anunció que Kozak asumirá la responsabilidad del departamento del Hemisferio Occidental un mes después de la renuncia de Kimberly Breier. (Foto AP / Jose Luis Magana, Archivo)

 

El nuevo jefe interino de la diplomacia estadounidense hacia América Latina es un enviado experimentado que una vez planteó la idea de ir a Chile unilateralmente para arrebatar a un general políticamente poderoso que estaba detrás del asesinato de un político izquierdista en Washington en el 1970s.

Por Luis Alonso Lugo y Joshua Goodman | The Associated Press

Traducción libre al castellano por lapatilla.com

El Departamento de Estado anunció el jueves que Michael Kozak asumirá la responsabilidad del departamento del Hemisferio Occidental un mes después de que Kimberly Breier renunció.

El nombramiento sugiere que Estados Unidos continuará persiguiendo una línea dura contra la Venezuela socialista, incluso después de que el presidente Donald Trump despidió al asesino de seguridad nacional John Bolton, diciendo que hubo fuertes desacuerdos sobre Irán, Afganistán y una cascada de otros desafíos globales. Kozak ha sido diputado de Elliott Abrams, el enviado especial de Estados Unidos en Venezuela, y jugó un papel importante en la configuración de la política estadounidense en Venezuela este año.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, dijo que a lo largo de su larga carrera centrada principalmente en América Latina, Kozak se ha ganado una reputación como pensador estratégico y hacedor enérgico.

“Está entre esa rara raza de diplomáticos estadounidenses que son plenamente conscientes del poder y la responsabilidad únicos de los Estados Unidos de usar su músculo para promover la democracia y los derechos humanos”, dijo Vivanco. “Ese ha sido su mantra durante décadas”.

El jueves, Trump tuiteó: “Mis puntos de vista sobre Venezuela, y especialmente sobre Cuba, fueron mucho más fuertes que los de John Bolton. ¡Me estaba reteniendo!”

El comentario de Trump se produjo un día después de que los ministros de Asuntos Exteriores de los 19 países del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca fueron convocados para reunirse a finales de este mes para evaluar las opciones para responder a la crisis de Venezuela. El tratado enumera la acción militar como una de las opciones disponibles si se amenaza la paz del hemisferio, pero Estados Unidos ha dicho que el objetivo de la reunión será abordar la crisis desde un nuevo marco y no una intervención militar.

La propuesta de hace décadas de Kozak de al menos considerar agarrar al general fugitivo en Chile podría envalentonar a algunos partidos agresivos que quieren ver a Estados Unidos intervenir militarmente para derrocar a Nicolás Maduro.

Considerado un firme defensor de los derechos humanos, Kozak escribió un cable en 1991 al entonces subsecretario de Estado para asuntos interamericanos, Bernie Aronson, con seis opciones diferentes para llevar ante la justicia al general Manuel Contreras, jefe de la policía secreta de la DINA. durante la dictadura de 1973-1990 del general Augusto Pinochet en Chile. Contreras fue responsable de ordenar el atentado con coche bomba de 1976 en Washington que mató al ex embajador izquierdista Orlando Letelier y a un ayudante estadounidense, uno de los ataques más impresionantes realizados por un gobierno extranjero en suelo estadounidense.

La más radical de las seis opciones fue ir secretamente a Chile y arrebatarle a Contreras sin el consentimiento del entonces democrático gobierno chileno. Kozak advirtió que la opción era “extremadamente peligrosa”, diciendo que “corre el riesgo de un conflicto físico con sus fuerzas del orden público, matando a personas inocentes, etc.” Fue en un cable diplomático relacionado con la era de Pinochet que el gobierno de los Estados Unidos desclasificó en los últimos años como una señal de amistad con el pueblo chileno.

La propuesta fue descartada y Contreras terminó siendo condenado en Chile en 2005.

Kozak anteriormente se desempeñó como jefe de misión en La Habana en 1996-1999. También participó en la negociación e implementación de un acuerdo para poner fin democráticamente al conflicto en Nicaragua en la década de 1980 y fue un jugador clave en los esfuerzos diplomáticos para destituir al general Manuel Noriega del poder en Panamá.