La crisis empaña el inicio de año escolar

El inicio del año escolar en todo el territorio nacional se ha visto empañado por situaciones irregulares que afectan tanto a los docentes que imparten clases, como a los estudiantes que las reciben. Problemas salariales, fallas en servicios, falta de insumos y daños en infraestructura, son algunas de las denuncias que hacen los profesionales de la educación al explicar el por qué no hay condiciones para comenzar adecuadamente el año escolar.

Por Ismar Álvarez G.- LA PRENSA de Lara

Inicio marcado de protestas

El 16 de septiembre fue el día pautado para dar inicio al año escolar 2019-2020, sin embargo, en diferentes zonas de Venezuela, los integrantes del sector educativo salieron a protestar por las situaciones que padecen, siendo esta la contraparte del lema “A clases con alegría”, difundido por el gobierno nacional.

En Lara, se notó la ausencia de estudiantes en las instituciones, muy pocos fueron los que asistieron con “normalidad”.

Primeras semanas de clases

En el 90% de las instituciones educativas de Lara las clases estuvieron paralizadas. Profesores se negaron a incorporarse debido a las penurias que sufren. Culpan al gobierno nacional de pagarles con un salario que no logra cubrir los costos del pasaje en transporte público y mucho menos les sirve para costear un buen mercado.

Las instituciones educativas que acataron el llamado a clases, efectuaron reuniones, realizaron cronogramas de actividades o realizaron jornadas de mantenimiento y limpieza sin recibir a los alumnos.

No sólo los docentes son los afectados. Debido a la inflación, los altos costos de los útiles escolares no son accesibles para los padres y representantes. En instituciones públicas, estos buscan solucionar con el Programa de Alimentación Escolar (PAE) característico por brindar morrales tricolor con útiles escolares, pero que no ha llegado a todas las escuelas y liceos.

Factores que afectan el desenvolvimiento escolar

En instituciones:

-Bajo sueldos para docentes, personal administrativo y obrero.

– Malas condiciones en infraestructura.

-Deterioro de servicios básicos.

-Falta de alimentos en comedores.

-Escasez de materiales administrativos.

-Falta de materiales de limpieza.

En el hogar:

-Altos costos de útiles y uniformes escolares.

-Precios de pasajes en transporte público.

-Costos de alimentos para preparar meriendas.

Profesores en la calle sin temor a amenazas

A pesar de ser amenazados por directivos con la apertura de expedientes administrativos para los profesores que participen en protestas, ellos continúan en las calles.

Un “paro general” es lo que tienen previsto si no son atendidas sus exigencias. Planean realizar convocatorias en instituciones, paro de 24 horas, y si aun así, no son escuchados, realizarán el paro.

Representantes y alumnos los respaldan

En los diferentes puntos cardinales de la ciudad, han salido a protestar padres y representantes apoyando a los profesores. Se solidarizan con quienes no reciben un sueldo digno por ejercer su trabajo. Los estudiantes, principales afectados al ver paralizadas las actividades académicas, se suman a las concentraciones, rechazando lo que vive la educación en el país.

Autoridades nacionales con percepciones distintas

Bolivia Suárez, presidenta de la subcomisión de educación y deportes de la comisión de desarrollo social integral de la Asamblea Nacional, a un año de declararse la emergencia humanitaria compleja de la educación en el país, reafirmó que el sector educativo no puede desarrollarse con todos los problemas que lo aqueja.

“La educación agoniza ante la indiferencia y la burla del régimen y sus adeptos, que lo que persiguen es construir un país de analfabetas que les permita mantenerse en el poder” aseguró.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro aseguró que más de 8 millones de estudiantes iniciaron las clases el 16 de septiembre, con un incremento en la matrícula escolar del 7,26%, versión opuesta a la deserción estudiantil que se percibe en las escuelas desde el nivel inicial hasta el básico.

Maduro comprometió a Aristóbulo Istúriz (ministro de educación a quien profesores piden su renuncia) a continuar garantizando la educación pública y gratuita para los estudiantes.

De la misma manera, aseguró que este 1ero de octubre comienzan las clases en colegios y liceos a nivel nacional, por lo que queda en incertidumbre cómo se podrán desarrollar las clases esta semana.