Precios del crudo caen por debilidad del panorama económico chino

Vista de una plataforma de petróleo de Equinor en el campo de Johan Sverdrup, en el Mar del Norte, Noruega. Agosto 22, 2018. REUTERS/Nerijus Adomaitis

 

Los precios del petróleo caían el lunes, ya que el panorama económico de China seguía débil incluso a pesar de la mejora de los datos manufactureros, en el marco de una prolongada guerra comercial con Estados Unidos que presiona al crecimiento de la demanda en el mayor importador mundial de crudo.

* A las 0907 GMT, los futuros del referencial internacional Brent perdían 40 centavos, o un 0,65%, a 61,51 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) cedían 28 centavos, o un 0,5%, a 55,63 dólares el barril.

* El índice oficial de gerentes de compras (PMI) en China se elevó hasta el 49,8 en septiembre, algo mejor de lo esperado, y por encima del 49,5 de agosto. Sin embargo, se mantuvo por debajo de la marca de 50 puntos que separa la expansión de la contracción en un cálculo mensual, según los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

* El dato del PMI “se mantuvo en territorio de contracción por quinto mes consecutivo, indicando que los fundamentos económicos siguen débiles”, escribieron analistas de Citi en una nota.

* “El gobierno (chino) aumentará seguramente sus esfuerzos fiscales y monetarios para impulsar la demanda doméstica, lo que creemos que puede ayudar a estabilizar -aunque probablemente no acelerar- el crecimiento económico”, agregó.

* China es el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo.

* El Brent se encamina a cerrar septiembre con un alza del 2,1%, su primer avance mensual desde junio. Los precios recibieron un impulso tras un ataque sin precedentes contra las instalaciones petroleras de Arabia Saudita el 14 de septiembre, que redujo a la mitad su producción. El WTI acabará el mes con una subida en torno al 1,4%.

* El príncipe heredero saudí advirtió en una entrevista dominical que los precios del petróleo podrían alcanzar “números inimaginablemente altos” si el mundo no se une para disuadir a Irán, pero dijo que preferiría una solución política a una militar. Reuters