Software libre y ahora ¿chips de código abierto?

 

El año 1983 apareció el movimiento de software libre o código abierto y ha sido un éxito impresionante. Ahora se ha lanzado el mismo concepto de código abierto aplicado a los chips con la denominación RISC-V y el cual podría generar competencia directa a Intel y Arm con la intención de transformar el mercado de los microprocesadores.

Por Laszlo Beke

Esto a pesar que al igual que la mayoría de los productos, el software de computación convencional– desde video juegos hasta sistemas operativos – es desarrollado lejos de las miradas curiosas de los competidores y entregado a los clientes como un producto final. Sin embargo, la popularización del RISC-V cambiaría dramáticamente el sector ya que esta tecnología estaría disponible para cualquiera, en cualquier lugar y sin costo de regalías.

El software libre

Tiene sus raíces en el ambiente colaborativo de los días tempranos de la computación. A diferencia del software comercial, el código es público, cualquier puede tomarlo libremente, modificarlo, compartirlo, sugerir mejoras o agregar funcionalidades. Como hitos importantes están la liberación al mercado de Linux como sistema operativo de código abierto en 1.991 y el Open Source Initiative fundado en 1.998. En esa época hubo una fiera lucha entre los fabricantes de software comercial y los que pregonaban el concepto de código abierto. Hoy en día conviven perfectamente, incluso fabricantes importantes como Microsoft lanzan productos de código abierto.

El software código abierto es utilizado por más de la mitad de las sitios web en el mundo y como Android en más del 80% de los teléfonos inteligentes. Algunos gobiernos, incluyendo los de Alemania y Brasil, prefieren que sus organizaciones utilicen software libre, en buena parte para reducir su dependencia en empresas extranjeras.

Los microprocesadores o chips

La mayoría de los microprocesadores, los chips que realizan los trabajos básicos en las computadoras, están construidos alrededor de diseños conocidos como arquitectura de conjunto-de-instrucciones (isas), los cuales son propiedad de las empresas Intel (estadounidense) o Arm (japonesa). Los “isas” de Intel potencian computadoras personales, servidores y laptops y los de Arm se usan en teléfonos, relojes y otros dispositivos móviles.

El chip RISC-V de código abierto fue originalmente escrito por científicos de la computación en la Universidad de California – Berkeley que deseaban tener un conjunto de instrucciones que pudieran usar para la publicación de investigaciones y actualmente lo maneja una ONG. RISC-V permitiría a los arquitectos de las computadoras estandarizar sus puertos y la plomería interna sin necesitar permiso o pagar regalías a cualquier empresa privada, solo habría que bajarla desde Internet.

Chip RISC-V

Hoy en día está atrayendo atención de gigantes de la tecnología como Google, Nvidia, Qualcomm e IBM y estas son las razones:

Económica – Al no cobrar regalías disminuye el costo y ello puede ser determinante en su uso en dispositivos menos costosos para el hogar, infraestructura de las ciudades y equipamiento de fábricas.
Facilidad de contratación – No requiere negociones de contratación largas y costosas.
Facilidades de exportación– Como el diseño ya está publicado, los controles de exportación de Estados Unidos no aplican.
Geopolítica – Estados Unidos y China están en una guerra fría tecnológica y si hubiera una adopción masiva el Chip podría distender dichas tensiones.

RISC-V tiene sus debilidades. Las herramientas disponibles para el RISC-V todavía no son tan sofisticadas como las de Arm, que además dedica enorme cantidad de tiempo ayudando a sus clientes en la implementación de sus chips. Intel realiza directamente todo el desarrollo, prueba y fabricación de los chips, entregándole a sus clientes un producto final. La confiabilidad de esos fabricantes definitivamente mantendrá a sus productos competitivos por un buen tiempo.

China vs USA

Los componentes de Código Abierto ofrecen una cadena de suministro alternativa, menos dependiente del control de cada país en forma individual. En Occidente hay una preocupación con la tecnología china y muchos de los productos chinos son “cajas negras” que contienen hardware y software cuyo funcionamiento interno es desconocido. Por otro lado, Alibaba, ya está presentando su chip RISC-V y Xiaomi estará usando chips RISC-V para sus bandas de fitness. El código abierto podría ayudar a atenuar el enfrentamiento. Es bueno para la competencia y podría aliviar la guerra tecnológica entre Estados Unidos y China.

India

Muchos indios trabajan con computadoras, pero pocos están empleados en su fabricación. India ahora está intentando crear un industria propia de fabricación de chips y el Estado ha venido invirtiendo en ese desarrollo. Bajando los costos con chips RISC-V esperan apuntalar el desarrollo de un ecosistema técnico. Sin embargo, el desarrollo de un sector de semiconductores será difícil. India dispone de ingenieros talentosos, pero provenientes de un número reducido de instituciones de élite. La infraestructura del país ni su experticia en manufactura no se asemeja a la de China y Taiwan, los principales productores de chips. Por otro lado, los incentivos para lograrlo son enormes.


Contiene información proveniente de “The rise of open-source computing” https://econ.st/334LsEb, “A new blueprint for microprocessors challenges the industry’s giants” https://econ.st/356H6yc. y “India is trying to create an indigenous chip-making industry”  https://econ.st/2pO03Wm. Tambien aparece en mi blog http://bit.ly/2J1UyKo.