En Venezuela los guarapitos le ganan terreno a las medicinas

Foto Gustavo Ortiz -2001

 

La inflación que se refleja en el alto costo de las consultas médicas y medicinas, lleva a los venezolanos a buscar otras alternativas para enfrentar las enfermedades y sanar, aunque no sean muy aconsejables científicamente hablando o en muchos casos signifique recurrir a recetas populares o esotéricas.

Por Zulay Camacaro / 2001

Existen múltiples creencias y métodos populares para paliar enfermedades, que no son compartidos por el 100% de la población, sin embargo, la caída del poder adquisitivo ha hecho que muchos los toleren más que antes.

En un recorrido por tiendas esotéricas y ventas de hierbas medicinales, se constató la variedad, usos y costos de las plantas.

El vendedor y botánico de la perfumería Santa Bárbara, César Caraballo indicó que al negocio “acude mucha gente buscando alternativas naturales para los riñones, problemas de azúcar, corazón, memoria, oxigenante cerebral, dolores musculares o contusiones, cicatrización de heridas y circulación, fertilidad, impotencia, caída del cabello. Para el cáncer la indicada es Mapurite que es anticancerígena, y no se puede tomar mucho porque supuestamente son hierbas muy fuertes para el organismo”.

Añadió que “entre las más solicitadas se encuentran cola de caballo con flor escondido para los riñones, caña de la India y orégano orejón. El Malojillo para el estómago, la pesadez y como diurético, para la tensión buscan las hojas de guanábana se hierve y se toma la infusión sin azúcar. El pasote lo buscan para eliminar lombrices y parásitos, la hierba mora está indicada para la culebrilla, la chincha mochina para problemas con la sangre y várices, yagruno para el asma y regularizar tensión baja, morrana para hemorroides y la hierba brusca la buscan los hombres mayores para el estómago, flatulencias y desinflamar la próstata”.

Caraballo dijo que las plantas se venden por mazo grande y cuesta entre Bs 5 y 8 mil.

El dueño de un puesto de hierbas medicinales en el mercado municipal de Quinta Crespo, Cirilo Pérez, indicó que “la gente viene buscando las hierbas por la escasez y lo caro de las medicinas”.

Entre las que comercializa destacó “el malojillo, toronjil y valeriana sirven para la tos y los nervios, la guanábana para el cáncer y es relajante, diente de león y cadillo de perro para el hígado, pira sirve como oxigenante, moringa para la tensión y manzanilla para los nervios. Son las que más lleva la gente y cuestan entre Bs 5 y 10 mil dependiendo de la hierba”.

La consumidora Lucy Gammiero afirmó que “la gente se está curando con eso, lo natural es mejor que los fármacos y no lo dicen porque se les cae el negocio. Llevo malojillo, romero y toronjil porque me tranquiliza”.

Por su parte , el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), Freddy Ceballos indicó que “el mercado de los medicamentos ha caído en alrededor de 50%, eso significa que la gente no puede comprar el fármaco porque tiene que decidir entre comer o adquirir la medicina, te aseguro que todo el grupo familiar decide por comer, y sucede que buscan las alternativas naturales por no tener acceso al medicamento”.

Añadió que “la solución es volver al Programa de suministro de medicamentos, es un problema de salud pública y hay que buscar la manera de dar salud al pueblo venezolano”.

Precisó que el costo promedio de los fármacos están por encima del salario mínimo, aunque lo hayan subido a Bs 150 mil no alcanza para medicinas y comida. La situación es crítica”.

Comentó que las hierbas son paliativos que están en el argot y mente de la gente. Antes había depurativos que el Ministerio de Salud eliminó, de ahí la importancia del registro sanitario que garantiza calidad y eficiencia. “El hecho de que sea natural no significa que no pueda dar una reacción, y no corrigen la patología. La recomendación es que la gente asista a su médico y compre en farmacias”.