ABC de la política: ¡Latinoamérica entre izquierda populista Vs. derecha clasista!, por Carlota Salazar Calderón

Carlota Salazar Calderón @carlotasalazar

 

Los hechos violentos ocurridos en Chile por la desigualdad social y en Bolivia por denuncias de fraude electoral, nos ratifica que este continente es uno de los más desiguales, pero entre iguales. Nos une una historia colonial de sometimiento y libertad, que nos ancló en el recuerdo de héroes pretéritos, ya idos, grandes mayorías pobres desatendidas que han caído rendidas en los brazos de populismo y del autoritarismo, irremediablemente, por los malos gobiernos de derecha y de izquierda. Épocas de dictaduras, democracias, olas rosadas, rojas y azules, que no atienden a la sociedad sino al fortalecimiento de una ideología, partido político o grupo económico.

Por Carlota Salazar Calderón

Lo cual evoca la pregunta que hace Latinobarómetro en su informe 2018 ¿para quién se gobierna? “para unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio”, esta respuesta viene en un aumento progresivo entre 2006 y 2018 de 61% a 79%. Por ello, los electores han optado por figuras diferentes al establishment tradicional, con la frustración que cuando llegan hacen lo mismo.

Mientras, el ciudadano ha decidido “…ser indiferentes al tipo de régimen, alejándose de la política, la democracia y sus instituciones…”. Las sociedades no sienten que el sistema político trabaje para ellos, ni para satisfacer sus necesidades, por ello no les importa lo que pase. La gente se siente impotente frente a la corrupción sabe que existe pero no puede hace nada, prefiere callar, consolidando una sociedad de cómplices.

El autoritarismo ha entendido que el control social funciona, miedo, dádiva, asistencialismo y clientelismo. Por ello, la calma, chicha, de los venezolanos que reciben pacientemente el impacto de la hiperinflación, desempleo, deficiencia de los servicios público salud, transporte, agua, luz, teléfono… sometidos al control absoluto de su mismo empobrecimiento. El gobierno cada día debilita más la clase media que es la que puede hacer que las cosas cambien. La democracia ha quedado para ambos bandos, gobierno – oposición, como una bandea política, no como forma de vida.

En Bolivia, Evo Morales reivindica la población mayoritaria indígena, con ello ganó 3 elecciones presidenciales, la primera en 2005 con el 54% de los votos, la segunda en 2009 con el 64% de los votos la tercera en 2014 con el 61% de los votos y 80% de participación electoral. Pero en estas elecciones disminuyó considerablemente su capital electoral, la gente exige cambio. En Chile la democracia Churchilliana de es el mejor sistema “excepto por otros” ha disminuido 20 puntos porcentuales entre 2010, de un 85% a un 65% en 2018, en la misma proporción en que no hubo aumento de las pensiones, ni de sueldo…pero si de impuestos.

Con lo cual quiero que no perdamos el foco ¡hay malestar social! que no podemos tapar con que es la izquierda carnívora, populista o es la derecha clasista, necesitamos atender las necesidades sentidas de nuestra gente, sueños, deseos, superación, futuro, progreso…cada día mejores como sociedad y como seres humanos.

[email protected]

@carlotasalazar