Johnson apela a los escoceses en una jornada electoral dedicada a la economía

El primer ministro británico, Boris Johnson, da un discurso de clausura en la conferencia anual del Partido Conservador en Manchester, Gran Bretaña, el 2 de octubre de 2019. REUTERS / Henry Nicholls

 

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, apelará este jueves al voto de los escoceses mientras los portavoces de Economía de su partido y el Laborista presentan sus propuestas para ganar las elecciones el próximo 12 de diciembre.

Según se ha adelantado, el jefe del Gobierno tratará de aumentar los 13 escaños que los “tories” (conservadores) obtuvieron en 2017 en Escocia con el argumento de que solo un voto por su formación logrará que se cumpla el “brexit” o salida británica de la Unión Europea (UE) y evitará que se convoque un nuevo referéndum de independencia en la nación histórica.

Johnson cree que, de ganar las elecciones, el laborismo de Jeremy Corbyn “bailaría al ritmo” del independentista Partido Nacionalista Escocés (SNP), cuya líder, Nicola Sturgeon, ha dicho que si saca un buen número de escaños en el Parlamento británico, donde ahora son la tercera fuerza con 35, pedirá otro plebiscito.

El líder “tory”, que ayer inauguró oficialmente su campaña con un acto en Birmingham (centro de Inglaterra), se desplazará hoy también al noreste inglés y a la provincia británica de Irlanda del Norte.

Simultáneamente, el ministro de Economía, el conservador Sajid Javid, defenderá en Manchester (noroeste) que su partido es el único capaz de mantener el crecimiento y la disciplina fiscal y acusará a los laboristas de proponer “una economía de fantasía”, según los extractos de su discurso.

Su rival laborista, John McDonnell, prometerá en la cercana ciudad de Liverpool “un cambio irreversible” en cómo se distribuye la riqueza en el Reino Unido, a favor del trabajador, y un programa de inversiones públicas “en una escala sin precedentes”.

El proyecto socialista de Corbyn, que hoy desvelará el autobús publicitario de su campaña, se ha visto reforzado por la inesperada dimisión anoche del líder adjunto, Tom Watson, representante del ala derecha del partido y que no concurrirá a estas elecciones “por motivos personales”.

Por otra parte, los Liberal Demócratas, el Partido Verde y los nacionalistas galeses de Plaid Cymru, unidos por su oposición a la salida británica de la UE, anunciarán este jueves un pacto de no agresión en estos comicios a fin de no hacerse la competencia en determinadas circunscripciones. EFE