Argus: Pdvsa planea terminar de pagar su deuda con Rosneft para marzo de 2020

Imagen de archivo de un hombre pasando junto a una escultura de una mano con una torre petrolera al exterior de un edificio de la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA en Caracas, Venezuela. 17 mayo 2019. REUTERS/Iván Alvarado

 

Pdvsa planea terminar de pagar la deuda respaldada por petróleo a Rosneft, controlada por el estado de Rusia, para marzo de 2020, abriendo así el camino para generar ingresos en efectivo e intentar atraer la inversión aguas arriba de Moscú.

Por DMB | lapatilla.com

A diferencia de su deuda comercial, Pdvsa ha estado pagando constantemente la deuda petrolera rusa a pesar de las sanciones de Estados Unidos que han creado cuellos de botella a la exportación.

PdV amortizó USD 300 millones en envíos de petróleo equivalentes a Rosneft en el tercer trimestre, dejando un saldo de USD 800 millones pendientes, según los más recientes estados financieros trimestrales de la compañía rusa. Al final del segundo trimestre, el saldo pendiente era de USD 1.100 millones.

Pdvsa espera cancelar la deuda restante “durante el cuarto trimestre del año en curso y el primer trimestre del año nuevo”, dijo un funcionario del Ministerio de Petróleo de Venezuela a Argus

Desde que Estados Unidos impuso sanciones petroleras a Pdvsa a fines de enero de 2019, Rosneft se ha convertido en el principal levantador de cargas venezolanas, y gran parte del volumen se destina al sistema de refinación Nayara Energy de 400.000 b / d de la compañía en India.

Los ingresos por exportaciones de Pdvsa y la flexibilidad comercial mejorarán una vez que su deuda con Rosneft se pague por completo, dijo el funcionario del ministerio de petróleo. Pero Rosneft probablemente seguirá siendo el principal levantador de crudo venezolano al menos hasta que Estados Unidos elimine las sanciones contra Pdvsa.

Incluso después de que Pdvsa pagara la deuda de Rosneft, el gobierno aún le debe a Rusia alrededor de USD 3 mil millones en préstamos para la venta de armas contratados por el fallecido presidente Hugo Chávez hace más de 10 años. El gobierno de Venezuela ha incumplido dos veces el pago de la deuda relacionada con las armas, pero esas obligaciones se tratan por separado de la deuda que PdV le debe a Rosneft.

La deuda de Pdvsa con Rosneft está asegurada, al menos en parte, por el 49,9 por ciento de las acciones de Citgo, la filial estadounidense de refinación de Pdvsa. El saldo de las acciones es garantía del controvertido bono Pdvsa 2020 que es objeto de una disputa entre inversores y la oposición política de Venezuela, reseña Argus

El gobierno de los Estados Unidos dice que la intensificación de las sanciones obligará a Nicolás Maduro, a dejar el poder. Maduro ya no es reconocido como presidente por los EE. UU. y más de 50 países occidentales, pero todavía cuenta con el respaldo de Rusia, China, Turquía y Cuba, entre otros.

El diplomático ruso y un funcionario de Rosneft le dijeron a Argus que las relaciones de Moscú con Pdvsa y el régimen de Maduro han mejorado este año a medida que Pdvsa ha pagado los préstamos.

Pero Rosneft está retrasando cualquier inversión aguas arriba en Venezuela hasta después de que el país complete los pagos respaldados por petróleo.

“Rosneft está satisfecho con los esfuerzos que Pdvsa ha hecho para cancelar su deuda rápidamente a pesar de las difíciles condiciones operativas creadas por el gobierno estadounidense”, dijo el diplomático ruso a Argus

Rosneft tiene múltiples activos petroleros dentro de Venezuela, liderados por el proyecto PetroMonagas originalmente construido como un mejorador de crudo pesado por ExxonMobil en la década de 1990. La planta actualmente está mezclando alrededor de 80.000 b / d de crudo, dijo un funcionario de la división Pdvsa Orinoco.

Es probable que la inversión futura de la compañía rusa se centre inicialmente en su concesión a 30 años para desarrollar los campos de gas natural costa afuera de Patao y Mejillones, que poseen reservas combinadas de más de nueve billones de pies cúbicos.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), controlada por el régimen de Venezuela, emitió un decreto a fines de octubre aprobando un acuerdo firmado en julio que exime a los proveedores rusos y Rosneft de todas las obligaciones tributarias de valor agregado e importación relacionadas con el desarrollo del gas.

Pero Rosneft está buscando más incentivos fiscales y garantías legales más fuertes, así como más control sobre las adquisiciones y la mano de obra, el suministro estable de electricidad y una mayor seguridad en sus operaciones.