Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles visitan México

Dudamel durante unos de los ensayos. Foto: Héctor Guerrero

 

Sentado junto a un piano de cola, Gustavo Dudamel levanta la cabeza y aprieta los labios con la mirada fija en el ventanal de su despacho. Como si buscara las palabras en la luz del medio día mientras piensa en su poema favorito de Octavio Paz. “Es como una gran rapsodia”, dice de Blanco, un texto complejo como un rompecabezas. “Me recuerda a Mahler, por su libertad y posibilidad de significados”. Del mismo modo, en los Nenúfares de Monet, él escucha a Debussy o a Ravel. El director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles siente la música con formas, colores y poema.

Así lo reseña elpais.com

Durante las giras, siempre carga en su maleta algunos libros fetiches. Uno de aforismos de Unamuno, la recopilación de poemas de Paz y, últimamente, Todas las familias felices, unos cuentos tardíos de Carlos Fuentes. Los guiños mexicanos no son casualidad. La capital mexicana ha sido la elegida para cerrar la gira del centenario de la compañía estadounidense, cuya última década ha estado dirigida por el talento venezolano de Dudamel. 10 años de energía, riesgo y modernidad que la crítica ha premiado con adjetivos como “la formación más vivaz y robusta”, “la más innovadora” o “la orquesta más importante de América. Punto”.

Los Ángeles es la ciudad con más población latina de EE UU. Desde los años 60, la megaurbe californiana ha sido el gran destino para los migrantes del sur. Contado las periferias son casi el 50%. La gran mayoría, 4,6 millones, tienen orígenes mexicanos, más que todos los habitantes de los Estados Sinaloa y Zacatecas juntos. Liderada por el primer director latino de su historia, la Filarmónica vuelve al corazón de México 20 años después. Un regreso cargado de significado: “México es una referencia de nuestra cultura y la relación con California y concretamente con Los Ángeles es directa. Es una conexión de sangre, de ADN. Y es hermoso como con la música podemos crear puentes”.

Lee más elpais.com