Expresidente panameño presenta denuncia como víctima de espionaje

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, /Foto archivo EFE/ Abir Sultan

 

 

El expresidente panameño Juan Carlos Varela (2014-2019) presentó una denuncia por “violación a la privacidad” de las telecomunicaciones suyas y de todo el que haya conversado con él, en un escándalo conocido como “Varelaleaks” y que ya costó el cargo a la fiscal general del país centroamericano.

En un comunicado difundido este viernes a través de la nueva cuenta de Twitter del exmandatario, se informa que la denuncia fue presentada ante el Ministerio Público por la abogada Alfreda Smith, después de que Varela y el exdirector del Consejo de Seguridad Rolando López recibieran “el día de ayer (…) amenazas” vía WhatsApp.

En el mensaje en la nueva cuenta en red social de Varela se adjuntan vistas de los mensajes de WhatsApp que dice haber recibido el jueves, y uno de ellos dice “ya se te expuso, todo Panamá sabe lo maldito que eres, ahora prepárate para el 2014-2017, ahora es que viene lo bueno, consíguete buenos abogados (…) con la segunda parte te van a dejar tu esposa y los pocos amigos que te quedan”.

El pasado 5 de noviembre se publicó de manera apócrifa en internet una página web con el nombre “Varelaleaks” que contiene transcripciones de conversaciones a través de la aplicación WhatsApp que Varela habría sostenido entre 2017 y 2018 con otras autoridades del país, con empresarios, periodistas y familiares.

Dos días después en un comunicado Varela dijo ser víctima de un espionaje que “comprueba lo que Panamá ya conoce sobre la compra, uso ilegal y posterior pérdida del equipo de interceptación telefónica Pegasus, adquirido durante la gestión del expresidente Ricardo Martinelli”, y aseguró que “lo extraído del celular ha sido distorsionado, alterado y manipulado con la clara intención de causar un daño”.

La compra y uso de Pegasus fue motivo de una denuncia contra Martinelli (2009-2014), por la que fue detenido en 2017 en Estados Unidos y extraditado un año después a Panamá, donde finalmente fue declarado “no culpable” de espionaje político en una controvertida decisión judicial que ha sido recurrida.

En el comunicado difundido este viernes, el expresidente Varela solicita que “sea investigado hasta sus últimas consecuencias” el caso de espionaje que lo afecta a él, a sus “familiares y a todos los ciudadanos que hablaron con él, entre ellos actuales funcionarios, jueces, diputados, periodistas, dirigentes gremiales, sindicales y de la sociedad civil”.

Pide que, “de ser necesario, se solicite el respaldo” de “agencias internacionales con capacidad tecnológica que puedan colaborar con esta investigación y que apoyen” para “dar con los autores de este delito”.

Precisa que la denuncia fue presentada ante la Fiscalía de Atención Primaria por la “violación, alteración y manipulación a la privacidad de las comunicaciones”.

Los mensajes difundidos hasta ahora en “Varelaleaks” revelan detalles de casos judiciales, opiniones personales y un supuesto tráfico de influencias, que han generado duras críticas especialmente contra la fiscal general, Kenia Porcell, quien renunció al cargo.

“He tomado la decisión de presentar mi renuncia al cargo a partir del primero de enero de 2020. Lo estoy haciendo porque quiero que se haga una investigación como corresponde” del origen de las filtraciones, dijo el martes pasado Porcell, nombrada en el cargo por Varela, en su condición de presidente y como lo ordena la Constitución, en el 2014 para un período de 10 años.

Porcell reconoció que “definitivamente” sostuvo “algunas conversaciones con Varela” pero rechazó “manera categórica” que el expresidente influyera en las decisiones del Ministerio Público.

“Es importante para el país resolver este tema. Hay que hacer esta investigación y hay que descubrir cuántos Pegasus hay y cuántas otras máquinas de escuchas hay”, dijo este martes Porcell.

EFE