Preocupante aumento del número de niños y adolescentes dejados por sus padres migrantes, asegura Cecodap

Javier tiene 8 años. Su mamá se fue a Perú. Su papá, a Argentina. Él se quedó al cuidado de su abuela en Caracas.

 

Cecodap, organización de Derechos Humanos que previene la violencia y promueve el buen trato a la niñez y adolescencia en familias, escuelas y comunidades, presentó este lunes un informe con las cifras actualizadas de los niños y adolescentes que son dejados a cargo de otros familiares para migrar.

lapatilla.com

Al respecto, el psicólogo y coordinador del Programa Creciendo Sin Violencia de CECODAP, Abel Saraiba, indicó que “en el 2019, 20.1% de los migrantes reporta dejar un niño atrás, es decir, uno de cada cinco migrantes, por lo que como mínimo, el número -de familias con niños dentro del fenómeno-, aumentó a 930.020, pudiendo inclusive ascender a 943.117. Esto supone, en consecuencia, un incremento de 81.020 niños, niñas y adolescentes en comparación a 2018”.

Agregó que “1 de cada 10 niños se ha visto afectado por la migración de sus padres. Los niños generalmente se quedan con sus abuelos, especialmente las abuelas”.

Por otra parte indicó que la regularidad de las comunicaciones entre la “niñez dejada atrás” y sus madres/padres, cuando estos están fuera del país en el 2018 era que 52% se comunicaba diariamente, y en 2019 disminuyó a 43.1%; sin embargo, WhatsApp sigue siendo la primera vía de comunicación”.

Con respecto al comportamiento de los niños y adolescentes, el informe revela que “en el 2018 los encuestados expresaron que en el 50% de los casos notaban cambios visibles en los niños. En el 2019, 78% tiene cambios en su comportamiento, los cuales se evidencian en el bajo rendimiento académico, no quieren estar a solas, lloran, se quedan callados, tienen desánimo, irritabilidad, lo que se traduce en una sensación de abandono (…) Apenas 11.8% de familias y niños declara recibir apoyo psicológico, cuando aproximadamente 1 millón de niños lo requiere”.

Otros datos revelados por Saraiba es que “aunque las familias envían remesas, éstas son de 50 dólares en promedio. Esto significa 2 dólares diarios por niño. El envío de dinero ayuda a mejorar la situación de los niños, pero no resuelve sus necesidades”.

En cuanto a los niños que han migrado con sus padres, se pudo conocer que al mes de agosto de 2019 “unos 4.800 niños, niñas y adolescentes se encuentran inscritos en el sistema educativo del Departamento de Arauca. No obstante, 52% de ellos no asiste a la escuela. Se contabilizaron 75 casos de niñez no acompañada, es decir, niños que migraron sin acompañamiento a esa zona”.