La transición constitucional en Bolivia

Por: La Gran Aldea

 

 

El advenimiento de regímenes autoritarios populistas se ha caracterizado por el uso fraudulento de las instituciones para pervertir la democracia y dar así un golpe de Estado a la Constitución, en ocasiones, en cámara lenta. El régimen impuesto por Evo Morales puede ser calificado como híbrido, o también de “autoritarismo competitivo”; es decir que se mantienen ciertas libertades electorales, a pesar del ejercicio autoritario del poder.





Por: La Gran Aldea

El concepto de golpe de Estado, desde su formulación entre el siglo XIX e inicios del siglo XX, se ha relacionado tradicionalmente con los cambios súbitos -y violentos- de poder. En Latinoamérica el concepto se asoció a las dictaduras militares, de lo cual surgió una especie de paradigma: Los golpes los dan los militares.

Hoy día este concepto está desfasado. Así, en la era del derecho humano a la democracia postulado en la Carta Democrática Interamericana, el golpe de Estado debe definirse como todo intento por desmantelar la democracia constitucional, incluso, sin uso de la violencia.

Puedes leer la nota completa en La Gran Aldea.