Cidh propone enviar misión a Nicaragua para evaluar situación derechos humanos

Agentes de la policía antidisturbios de Nicaragua arrestan a manifestantes ante una manifestación de grupos de oposición para exigir al gobierno la liberación de los arrestados por participar en protestas antigubernamentales en los alrededores de la rotonda de Centroamérica en Managua. | Foto Maynor Valenzuela / AFP

 

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, solicitó este miércoles permiso a Nicaragua para que una comisión de alto nivel regrese a evaluar la situación en el país, enfrascado en una grave crisis desde 2018.

La CIDH “manifiesta la disposición de la Comisión para realizar una visita de observación a Nicaragua, al más breve plazo posible”, señaló Abrao en una carta dirigida al canciller nicaragüense, Denis Moncada, publicada en Twitter.

“Me permito solicitar a su gobierno la anuencia para una pronta visita al país”, indicó.

El organismo pidió específicamente al gobierno de Daniel Ortega que autorice el retorno de la misión del Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) que se creó en junio de 2018 para monitorear las situación de derechos humanos en el país, en medio de las protestas antigubernamentales.

En diciembre pasado, sin mayor explicación, el gobierno nicaragüense resolvió cancelar la permanencia de la comisión en el país.

Nicaragua fue sacudida el año pasado por manifestaciones que pedían la salida de Ortega, en el poder desde 2007, cuya represión ha dejado 328 muertos, cientos de encarcelados y 88.000 exiliados, según la CIDH.

En su informe, la CIDH, un ente autónomo de la OEA, recomendó a Managua cesar la represión, respetar el derecho a la protesta, la libertad de prensa y apoyar el diálogo como salida a la crisis.

Grupos humanitarios afirman que la represión contra los opositores se ha mantenido este año con acosos y arrestos.

La violencia volvió el lunes, tras meses de relativa calma, cuando seguidores del mandatario irrumpieron en la catedral de Managua y golpearon a dos religiosos para interrumpir una huelga de hambre que realizaba un grupo de personas para exigir la liberación de “presos políticos”.

El martes, una Comisión de alto nivel de la Organización de los Estados Americanos (OEA) determinó que el gobierno de Ortega volvió “inviable” la democracia en Nicaragua y dijo que la “crítica situación” urge la atención de la comunidad internacional. AFP