Menos del 50 % de los niños con VIH en América Latina y el Caribe reciben tratamiento

Un médico del Hospital Fundación Marco Antonio sostiene una prueva de VIH SIDA hoy. EFE/ Ulises Rodríguez

 

Menos de la mitad de los niños y adolescentes que viven con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en América Latina y el Caribe reciben tratamiento antirretroviral, según advirtió este martes Unicef al presentar sus últimas estadísticas globales sobre el sida en Sudáfrica.

En concreto, en el grupo poblacional de los menores hasta los catorce años de esta región, solo el 46 % de los infectados reciben los fármacos claves para mejorar su esperanza y calidad de vida.

América Latina y el Caribe está lejos, por tanto, de los datos de cobertura de otras regiones como el sur de Asia -donde nueve de cada diez menores infectados reciben antirretrovirales- o incluso de los países del este y del sur de África, que tienen a seis de cada diez niños y adolescentes afectados bajo tratamiento, aunque sean las naciones con las peores cifras totales de contagiados del planeta.

Los datos presentados este martes fueron recopilados por el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) durante 2018 y se hicieron públicos en un evento en Johannesburgo organizado como antesala del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que se celebra este 1 de diciembre.

Otro dato preocupante para América Latina y el Caribe es, de acuerdo a estas estadísticas, la baja tasa de detección temprana, ya que solo uno de cada dos recién nacidos contagiados de la región son diagnosticados en sus primeros meses de vida.

En total, Unicef estima que, en 2018, en América Latina y el Caribe había unos 76.000 menores de edad infectados con el virus desencadenante del sida.

A nivel global, la agencia de la ONU calcula que hay unos 2,8 millones de menores conviviendo con el VIH y alerta de que, a pesar de los avances realizados en los últimos años, cada día mueren unos 320 por causas relacionadas con el sida.

Las muertes infantiles y adolescentes tienen dos causas fundamentales: los bajos niveles de acceso a tratamientos antirretrovirales, por una parte, y los esfuerzos limitados en el campo de la prevención, por la otra.

“El mundo está en el umbral de hacer grandes logros en la batalla contra el VIH y el sida, pero no debemos descansar en los laureles del progreso logrado”, señaló la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, en un comunicado.

África subsahariana es, con diferencia, la región con los peores datos, ya que es hogar de 2,4 millones de menores contagiados.

Le siguen el sur Asia con 100.000 casos infantiles, Asia oriental y el Pacífico (Oceanía) con 97.000 y Latinoamérica y el Caribe con 76.000. EFE