EEUU encaminado a lograr en meses su independencia energética

 

Lo que será un cambio fundamental, Estados Unidos está a solo unos meses de la independencia energética total. Para 2030, la producción total de energía primaria superará la demanda de energía primaria en aproximadamente un 30%, según el último pronóstico de Rystad Energy.

Por DMB | lapatilla.com

“Este hito sigue a un fuerte período de crecimiento tanto en hidrocarburos como en recursos renovables, y pronosticamos que Estados Unidos tendrá un excedente de energía primaria, y no un déficit, para febrero o marzo de 2020, dependiendo de la intensidad de la temporada de invierno”, dice Sindre Knutsson, vicepresidenta del equipo de mercados de gas de Rystad Energy.

“En el futuro, Estados Unidos será independiente en energía, y para 2030 la producción total de energía primaria superará la demanda de energía primaria en aproximadamente un 30%”, agregó Knutsson.

 

 

Estos desarrollos ya están en pleno apogeo. Rystad Energy predice que el próximo informe mensual de la Agencia de Información Energética (EIA) revelará que los EE. UU. han sido autosuficientes en energía primaria durante un período completo de 12 meses, desde octubre de 2018 hasta septiembre de 2019.

“Esta es la primera vez que esto ha sucedido desde mayo de 1982”, observó Knutsson.

Este último desarrollo explica algunas implicaciones generales en varios frentes.

“En 2018, Estados Unidos tenía un déficit de petróleo de USD 62 mil millones, lo que equivale al 10% del déficit comercial total del país de USD 621 mil millones, incluidos bienes y servicios. Estos cambios en el balance energético de los EE. UU. podrían convertir su déficit petrolero de USD 62 mil millones en 2018 en un superávit de USD 340 mil millones para 2030. Eso se suma a un cambio de USD 400 mil millones, en el espacio de solo una docena de años, gracias principalmente al aumento gigantesco de la producción del sector estadounidense de las lutitas bituminosas”, comentó Knutsson.

Rystad Energy pronostica que la producción total de energía primaria aumentará de 95 billones de Btu en 2018 a 138 billones de Btu en 2030. La producción de petróleo crudo y gas natural serán los dos principales contribuyentes al crecimiento del suministro de energía primaria en el período, con el petróleo representando el 75% del crecimiento y el gas 38%. Se pronostica que la producción bruta impulsada por la producción en los campos de lutitas Permian, Bakken y Eagle Ford crecerá de 21,5 billones de Btu (10,32 millones de barriles por día) en 2018 a 39 quadrillion Btu (18,73 millones de bpd) en 2030. El crecimiento en la producción de gas natural está impulsado por el aumento de la oferta en las cuencas de Marcellus, Haynesville y Utica, pero también hay una cantidad significativa de gas asociado del Pérmico, lo que elevará la producción total de gas natural a 40 billones de Btu (alrededor de 1,1 billones de metros cúbicos de gas natural) en 2030 en comparación con 29 billones de Btu (0,8 Tcm de gas) en 2018.)

 

 

Rystad Energy pronostica que la producción de energía primaria a partir de fuentes renovables, incluida la generación de energía hidroeléctrica, aumentará de 11,7 billones de Btu (3,43 billones de kilovatios hora de electricidad) en 2018 a 19 quadrillion Btu (5,57 billones de kWh de electricidad) en 2030. Esto equivale al 63% crecimiento, mientras que el crecimiento de la energía solar y eólica se proyecta en aproximadamente 357% y 257%, respectivamente. Sin embargo, se pronostica que la producción de carbón caerá un 37% en el mismo período, disminuyendo de 15,3 billones de Btu (809 millones de toneladas de carbón) en 2018 a 9,6 billones de Btu (492 millones de toneladas) en 2030.

Por el lado de la demanda, Rystad Energy pronostica un crecimiento promedio acumulativo de aproximadamente 0.4% de 2018 a 2030, a aproximadamente 106 billones de Btu en 2030.

“El excedente de energía emergente hará que los Estados Unidos sean menos vulnerables a las políticas extranjeras relacionadas con la energía y facilitará el crecimiento de las exportaciones. Si bien la producción de energía renovable se consumirá en el país, el futuro de las exportaciones de petróleo y gas es brillante ”, comentó Knutsson.

El balance de energía de combustibles fósiles de Rystad Energy muestra que EE. UU. fue un importador neto de 1,8 millones de barriles de petróleo equivalente por día (boepd) en 2018, impulsado por un saldo especialmente pesado de líquidos importados. A medida que la producción de petróleo y gas de esquisto bituminoso continúe creciendo, Estados Unidos importará menos barriles de petróleo y aumentará sus exportaciones de gas natural, convirtiendo al país en un exportador neto de 0,6 millones de boepd de combustibles fósiles.

Rystad Energy pronostica que el excedente de combustibles fósiles de EE. UU. aumentará a 12 millones de boepd para 2030, lo que permitirá un aumento aún mayor en las exportaciones de gas natural y líquidos. En comparación, Estados Unidos tuvo un déficit máximo de combustibles fósiles de 14 millones de boepd en 2005.

“El crecimiento de la industria del esquisto continuará revolucionando el equilibrio energético de los Estados Unidos y creará nuevas oportunidades para las exportaciones y desarrollos en la balanza comercial total del país”, observó Knutsson.