Reparar electrodomésticos cuesta tanto como comprar uno nuevo

Los venezolanos corrieron durante una semana para comprar electrodomésticos a “precios justos” (foto Reuters)

 

Reparar electrodomésticos no es la primera opción de los larenses a la hora de equipar sus casas. La galopante inflación que hay en el país prácticamente ha equiparado los precios entre un equipo nuevo y reparar uno que ya se tiene motivo por el cual muchos prefieren hacer un esfuerzo y rascarse el bolsillo para adquirir aparatos con garantía.

Por Osman Rojas | LA PRENSA de Lara

De acuerdo a los explicado por los técnicos en estos momentos una reparación sencilla puede costar entre 30 y 50 dólares dependiendo del equipo que se tenga. Un aire acondicionado, por ejemplo, puede llegar a costar 110 dólares la reparación mientras que uno nuevo se encuentra por el orden de los 200 billetes americanos.

Caso parecido es el del televisor pantalla plana de 32 pulgadas cuya reparación puede costar hasta 70 dólares mientras que nuevo este aparato se encuentra en unos 140 o 160 billetes verdes.

“La gente no reparar porque los precios son muy altos. Uno no puede dar las cosas más baratas porque sencillamente es imposible comprar repuestos en bolívares. Todo lo que es usado para la parte técnica se compra en dólares y la gente no entiende eso. Los precios son altos porque los repuestos cuestan un ojo de la cara”, sentencia Ignacio Castro, técnico de aires acondicionados en el centro de la ciudad.

El costo de la reparación de equipos hace que las personas prefieran comprar aparatos nuevos pues señalan que al reparar un equipo no le da garantías mientras que comprar uno nuevo asegura un crédito de por lo menos un año.

“Gastar 110 dólares por reparar un aire que se puede dañar en unos meses es un riesgo. Lo mejor es hacer el esfuerzo y comprar los equipos nuevos porque así uno sabe que tiene electrodoméstico para rato”, decía la señora, Gissela Pérez, ama de casa residenciada en Cabudare.

Reparar equipos es tan costoso que los técnicos señalan que lo único que los mantiene a flote son los ventiladores pues este es el único electrodoméstico que llevan a reparar con frecuencia. “Nuevo cuesta entre 25 y 30 dólares pero repararlos sale en 10 o 15”, decía Castro.

El hombre explica que con los cortes eléctricos muchos equipos se dañan pero como hay muchas personas que tienen a algún familiar afuera piden la remesa para terminar comprando equipos nuevos y reponer la línea blanca que se tiene en la casa.