El actor Pedro González se sincera: No quiero ser recordado sólo por mi talento, sino por el esfuerzo que me llevó a alcanzarlo

Foto: Cortesía

 

 

Talento, sacrificio y esfuerzo son las palabras que caracterizan al actor venezolano, Pedro González, quien desde joven se inclinó por la culinaria japonesa y el arte. Aproximadamente hace quince años, comenzó su formación actoral en diversos institutos de la ciudad de Caracas y en el Teatro Itinerante de Venezuela, donde afianzó sus conocimientos y fue responsable de la producción de varios proyectos teatrales. Obras de teatro y series de televisión como «Dauna, lo que lleva el río», «Dulce Amargo», «Guerreras y Centauros», «Teresa en Tres Estaciones», «Drugs and Roll», «Azotes de Barrio», «Complot», «Volando Sin Alas» —entre otras producciones— fueron parte de sus inicios en la actuación.

Por: Geraldine González

Con éxito y profesionalismo logró construir una carrera sólida en su país, para luego ir tras la internacionalización. El sueño de proyectarse y conquistar otros escenarios se materializó cuando su llegada a México se convirtió en una promesa para la industria de la televisión mexicana donde —luego de múltiples castings— le abrió las puertas y expuso ante el público latinoamericano su talento. Fue partícipe del elenco de «El Señor de Los Cielos», «Enemigo Íntimo», «Nicky Jam: el ganador» y «Luis Miguel».

Para el intérprete, es el comienzo de una larga trayectoria en el país de las dramaturgias, donde recientemente su trabajo fue reconocido por su destacada participación en «El Señor de Los Cielos». Próximamente, estará interpretando la vida de un francotirador en «La Negociadora», serie colombo mexicana que será transmitida en ambos países. Las oportunidades son cada vez mayores en su vida, las cuales asume con compromiso y convicción de éxito.

Desde tu llegada a México, ¿cómo los retos actorales que has asumido han expandido tus capacidades profesionales? ¿Qué áreas de tu vida y tu talento han mejorado?          

«En México hay algo maravilloso: te obliga a cambiar tu acento y es verdaderamente un reto que te prepara para asumir nuevas oportunidades. Anteriormente, no era un actor que hacía televisión y este país me lo ha ido enseñando. No solo he crecido en el ámbito profesional, sino también en lo personal. He aprendido a ser más paciente y perseverante».

¿Te consideras un buen actor?

«Me considero un actor que estudia, que se prepara, que no se limita y está en constante aprendizaje. Para ser un buen actor, hay que tener mucho riesgo, dejando a un lado los prejuicios. No quiero ser recordado solo por mi talento, sino por el esfuerzo que me llevó a alcanzarlo».

Para ti, ¿cuáles son las herramientas básicas para lograr una buena interpretación?

«Para mí —entre tantas— la comunicación, el accionar y reaccionar son fundamentales, pero ya eso es subjetivo y todo depende de la formación de cada actor. En mi caso, analizo las características del personaje. Soy muy estricto y me gusta ensayar mucho. Por ejemplo, si es un sicario, estudio qué tipo de sicario es, de dónde viene, si tiene rasgos de su crianza, entre otros aspectos. De no tener el personaje las características explícitas, trato de crearlas».

¿Qué ha sido lo más difícil de tu trabajo?

«Te voy a responder de una manera ambigua: lo más difícil es lo que viene, no lo que he hecho».

Ya estamos a días de dejar atrás este año, ¿qué tienes pautado para el que se aproxima?

«Formaré parte de la serie,  “La Negociadora”, una producción colombo mexicana que será transmitida a través de la plataforma de streaming, Claro Video. Le daré vida a un francotirador y es un personaje que viene con todo, con mucha fuerza. Hay varios proyectos en puerta que más adelante los daré a conocer».