Luis Manuel Esculpi: Una dura prueba para la dirección política

Como toda actividad humana la política presenta sus grandezas y vilezas. Sus altos y sus bajos. Su nobleza y sus miserias. En los tiempos que corren la dedicación a la lucha social y política no es precisamente una actividad gratificante, en la difícil situación por la que atravesamos los venezolanos tal ejercicio resulta cada vez más complejo y enrevesado.

El cerco mediático y la sustitución de los canales de comunicación por las redes sociales, la política de la posverdad, la proliferación de “fake news” y el uso de estos medios alternativos -especialmente tuiter- como canales de desahogo en sus más diversas variables, constituyen una real dificultad para la comunicación política eficaz.

La generalizaciones es otra de las características usadas, comúnmente leemos: “todos los comerciantes son especuladores”, “los militares son chavistas” y más frecuentemente “los políticos son corruptos”. Si se revisan cuidadosamente esas afirmaciones podríamos concluir que ellas no se ajustan a la verdad, independientemente que individualidades representativas de esos sectores puedan ser calificados como tales.

Estas reflexiones vienen al caso en virtud de los lamentables acontecimientos de la pasada semana, comenzando por la destitución de Humberto Calderón Berti, su posterior rueda de prensa y los comentarios en torno al caso, continuando con la fundamentada denuncia publicada el domingo por Armando info, sobre hechos de corrupción donde estarían involucrados varios diputados, entre ellos unos cuantos integrantes de la Comisión de Contraloria, la encargada precisamente de investigar los delitos de corrupción.

El portal Armando info se ha caracterizado por la seriedad y profundidad con la que realiza sus investigaciones, siempre basada en documentación y aportando elementos probatorios, este caso no ha sido la excepción, afortunadamente los partidos a los que pertenecen los diputados señalados han adoptado inmediatamente medidas pertinentes para profundizar la investigación.

El presidente de la Asamblea Nacional anunció un conjunto de decisiones importantes: invalidando los documentos expedidos por la referida comisión “que exculpen corruptos”, decretó la intervención de la Comisión de Contraloria, suspendió a los diputados involucrados de sus funciones; abrió la investigación a medios periodistas independientes, ONG y Colegios Profesionales e invitó a los periodistas de Armando info a presentar el desarrollo de su investigación; entre otras, estas resoluciones demuestran voluntad política para enfrentar decididamente ese episodio tan lamentable como delicado.

La dirección política está sometida a una dura prueba, sus primeros pasos después de los sucesos han sido acertados, pero se requiere de continuidad en la acción política para recuperar la confianza en aquellas áreas de la opinión pública, donde los hechos relatados han repercutido negativamente, para ello es necesario evidenciar lo erróneo de quienes pretenden juzgar por el comportamiento de unas individualidades a toda la institución parlamentaria. Igualmente pese a las limitaciones conocidas es urgente y necesario mejorar sustancialmente la comunicación de las fuerzas democráticas representadas en la AN con el país. Entre los errores cometidos hay que mencionar tanto el silencio inoportuno, como las serias deficiencias en la política comunicacional.

A la acción política no le es ajena el desenvolverse en situaciones incomodas donde hay que afrontar situaciones semejantes a las mencionadas, es en ellas donde se prueban las convicciones y la entereza de una dirección, esperamos de la actual conducción un comportamiento acorde con las exigencias planteadas, perseverar en la conducta anunciada para superar las dificultades del presente y relanzar las orientaciones que le permita colocarse a la altura de las nuevas exigencias. Esperamos exista plena conciencia de la gran responsabilidad que se tiene por delante.