Deforestación de la Amazonia brasileña aumenta más del doble en un año

amazonia
REUTERS / Paulo Whitaker

 

La deforestación en la Amazonia brasileña aumentó un 104% en noviembre en comparación con el mismo mes del año pasado, según datos oficiales obtenidos por satélite.

Con 563 km2 deforestados, se trata de la cifra más alta para un mes de noviembre desde 2015, según el Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE), un organismo público de referencia para medir la deforestación.

Es un aumento significativo para un período en el que se espera que sea menor debido a la temporada de lluvias.

Durante los primeros 11 meses del año, en coincidencia con el inicio del mandato del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, quien asumió en enero, la deforestación alcanzó los 8.974,31 km2.

Esto es casi el doble del total de enero a noviembre de 2018 (4.878,7 km2), un aumento del 83,9%.

Estos datos fueron recolectados con ayuda del sistema DETER, basado en alertas de deforestación identificadas por satélite.

Otro sistema utilizado por el INPE, el PRODES, considerado más confiable, pero cuyos datos tardan más en compilarse, mostró a fines de noviembre que la deforestación en la Amazonia brasileña excedió el umbral de 10.000 km2 por primera vez desde 2008, entre agosto de 2018 y julio de 2019, un 43% más en comparación con los 12 meses anteriores.

Esos datos revelan una progresión aún mayor, del 74,5%, de la deforestación en territorios indígenas en un año, según el INPE.

El viernes, el físico Ricardo Galvao, expresidente del INPE, fue elegido uno de los diez científicos más importantes del año por la revista británica Nature.

A principios de agosto, fue despedido por el gobierno de Bolsonaro después de ser acusado de exagerar la escala de deforestación.