Delkis Torres: Lo que solemos ocultar (II Parte)

 

Mientras tu familia y amigos piensan que estas ganado millones de pesos, nada más alejado de la realidad. No saben cuántas veces se llora de impotencia porque no alcanza para alquilar un piso, para enviar remesas. Muchísimos compatriotas acá en Chile, sobreviven a través de Cáritas o de ayudas sociales; de igual manera un porcentaje muy alto de venezolanos se encuentran en los refugios del Estado, situación ésta, que ha obligado al gobierno de Chile a implementar nuevas políticas de ingreso al país; solicitando visa de turista, o de Responsabilidad Democrática a quienes deseen venir al país sureño; razón por la cual el ingreso de ciudadanos venezolanos a Chile, según cifras dadas a conocer por el Departamento de Extranjería y Migración, entidad que alude a la importancia de la entrada en vigencia de la visa consular disminuyó en un 80% registrándose un flujo negativo de turistas venezolanos; de igual manera, el Gobierno de Chile implementó nuevos reglamentos para conseguir la tan deseada residencia, para poder optar a un buen trabajo en este país; y es que realmente no es fácil, cientos de venezolanos, llevan más de dos años, esperando respuesta por la solicitud de la residencia definitiva; con la cédula (plástico de residencia temporaria) vencida no se puede realizar ningún trámite, ni en notaria, ni contratos de trabajos, ni en bancos. Nada.

El sistema está totalmente colapsado y por eso no avanza los trámites. El gobierno de Chile para dar mayor facilidad, creó una plataforma online para realizar estas diligencias; ya que las colas en inmigración eran interminables, pero este servicio cada día está peor, es muy difícil sacar cita, no atienden las llamadas telefónicas por su call center. Es engorroso estar llamando y que no se tenga respuesta, para otorgar un permiso de trabajo tardan hasta 6 meses, para estampar una visa temporaria 8 meses, incluso, muchas veces el procedimiento caduca y hay que comenzar de cero.

Otra traba con la que nos conseguimos los inmigrantes, se presenta en la Embajada de Venezuela, no hay información oportuna, los trámites tardan demasiado y para completar, hay que aguantarse el maltrato por parte de los funcionarios. Nuestra Embajadora, no tiene Embajada.

En fin, esta es la real situación de la mayoría de los venezolanos que apostaron a salir del país, sentimientos y anécdotas recogidas de amigos muy cercanos, de las redes sociales, de los grupos de venezolanos en Chile, Migrantes en Chile; “Todo esto forma parte del lado que solemos ocultar”. Pero que nadie se engañe, puede que haya un venezolano al que todo le ha salido muy bien, ha conseguido el empleo deseado, un triunfador, con una vida muy interesante y con pocas preocupaciones. Existirá tal venezolano, pero no es el caso de la mayoría. Tal vez nosotros mismos somos culpables de generar esa falsa imagen, al compartir nuestras experiencias más positivas y ociosas a través de las redes sociales y no compartir todos los problemas, malos momentos y retos que nos hemos encontrado por el camino.

Hay muchos obstáculos que requieren de tiempo y esfuerzo para superar. Momentos en los que te sientes sobrecogido por las emociones que te toman por sorpresa.