Guaidó: Estoy dispuesto a conversar sólo sobre elecciones presidenciales sin Maduro en el poder

Juan Guaidó, a quien muchas naciones han reconocido como el gobernante interino legítimo del país. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

 

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, y presidente de la Asamblea Nacional, confía en tener las mejores relaciones con el nuevo gobierno argentino de Alberto Fernández. Pide la solidaridad y el respeto para con los venezolanos refugiados en Argentina y el reconocimiento para con su embajadora Elisa Trotta. Ha pasado un año desde que se lanzó para cambiar de gobierno sin lograrlo. Y ahora se prepara para su segundo año el 5 de enero. Su reelección ya la tiene asegurada por mayoría, confiesa en la entrevista que concedió a Clarín. Y si el régimen de Nicolás Maduro? le cierra las puertas por las malas, el líder de la oposición insistirá en repetir ese día como sea y donde sea.

Por Ludmila Vinogradof | clarin.com

-¿Qué autocrítica hace de por qué ha fallado la oposición en lograr la salida de Nicolás Maduro del poder?

-Más que fallar no hemos logrado salir de la dictadura. Lo primero es que estamos en una dictadura, hemos subestimado la organización del mal. La banalización del mal. Subestimamos la capacidad de la dictadura de hacer el mal. En cualquier contexto normal ya se habría avanzado en un gobierno de transición. En segundo lugar, el manejo de las comunicaciones, hay una censura absoluta, en las radios no se puede mencionar mi nombre. Tenemos que mejorar la comunicación con métodos y medios no tradicionales, y llegar a la población, la construcción de un proceso, y en tercer lugar las expectativas.

-¿Pero no hace ninguna autocrítica?

-Tenemos que ir a todos los sectores. Hemos intentado de todo pero no lo suficiente y vamos a insistir. Tenemos que ampliarnos a todos los partidos políticos, estudiantes, gremios, toda la sociedad.

-¿Se va a reunir con María Corina Machado?

-Nos vamos a reunir con todos los políticos, sectores y organizaciones para lograr la unidad.

-¿Cuál es la causa de que su figura se haya ido desgastando en solo un año de gestión?

-La política en sí misma desgasta. Es normal que cualquier figura política se desgaste. Creo que es normal que nos oxidemos. Mantenemos 45% de respaldo, agrado, confianza y 54% de apoyo. Empezamos con 1% este año y en el 2020 arrancamos con más agrado que hace doce meses. Vamos a relanzar la marca. Ahora tenemos capacidad para hablar con la comunidad internacional. Y la interlocución con las fuerzas vivas. Es normal el desgaste en cualquier proceso político.

-El régimen de Maduro se ha lanzado a la ofensiva en los ataques contra los diputados opositores ¿Qué están haciendo para evitarlo y qué tanto los ha afectado?

-Esto es una dictadura y no un gobierno, que reprime y tortura para aniquilar el Parlamento. Estamos protegiendo a los diputados perseguidos.

-La bancada oficialista dijo que no iba a permitir un Parlamento virtual con los votos a distancia y las teleconferencias.

-La reforma del reglamento fue aprobada con 93 diputados por mayoría y no pueden impugnarla con un tribunal usurpador. Sabemos que van a intentar arrebatar nuestras facultades como lo han venido haciendo desde el 2015 cuando ganamos las legislativas. Vamos a avanzar. Tenemos la mayoría absoluta y la vamos a ejercer a plenitud.

-¿Con los votos a distancia de 30 diputados perseguidos y en el exilio se asegura su reelección para el 5 de enero próximo?

-No hace falta porque la reforma fue aprobada con 93 votos y se requieren 84. Tenemos mucho más de lo necesario para la reelección en la presidencia de la AN y la presidencia interina.

(…)

-¿Definitivamente descarta el uso de la fuerza para derrocar a Maduro?

-No descarto nada. El uso de la fuerza es una de las tantas opciones, como las presiones que tenemos en el proceso para cesar la usurpación de Maduro. En todo caso soy el presidente encargado de Venezuela. Está la cooperación internacional. Creo que lo más importante es enfocarnos en las elecciones presidenciales realmente libres para resolver el conflicto. Maduro sigue secuestrando el poder.

-¿El gobierno de Donald Trump ha descartado la intervención militar contra Maduro?

-Planteamos más bien la cooperación internacional. Bolívar hace 200 años pidió la intervención con la legión extranjera del Reino Unido para liberar a Venezuela y cinco países de América. Simplemente no descartamos nada con la presión interna para ir a unas elecciones presidenciales.

-¿Por qué la cúpula militar no se ha hecho eco de los llamados que usted le ha hecho para que abandonen a Maduro?

-Por temor y complicidad con la dictadura. Los altos oficiales de la Fuerza Armada Bolivariana han sido perseguidos y encarcelados. El descontento es muy grande, la deserción de la tropa es masiva.

-¿Por qué no han invocado la cláusula del TIAR de la cooperación internacional?

-No tenemos todavía toda la capacidad necesaria para dar ese paso. Privilegiamos en principio toda la presión internacional antes que nada para llegar a las elecciones libres.

(…)

-¿Cuál es su estrategia de lucha para el 2020?

-Seguimos con los tres pasos de la hoja de ruta pero habrá ciertos cambios como la reunificación de los sectores, organizaciones políticas, sociales, profesionales y gremiales y aumentar la presión y reconocimiento internacional para que la comunidad internacional no permita los abusos de la dictadura de Maduro y continúe traficando el oro y sin dejar las protestas de calle.

-¿Hay posibilidades de un nuevo diálogo con Maduro según lo anuncia el diputado del Polo Patriótico, Eustoquio Contreras?

-Ninguna. Descartamos el diálogo con Maduro después que se retiró en julio y mató el diálogo de la mesa de negociaciones de Oslo y Barbados donde perdió la oportunidad de su vida. Estoy dispuesto a conversar sólo sobre las condiciones de elecciones presidenciales sin Maduro en el poder.

-¿Cómo cree que se dará la salida de Maduro?

-Muy sencillo. Como dictador puede negociar varias opciones, que él se vaya tranquilamente del país a un exilio dorado. También puede nombrar a un candidato suyo para participar en las elecciones presidenciales o ser detenido. El escoge la opción de salvarse o enterrarse en una cárcel.

-¿Cree que Maduro está colgando de una rama a punto de caer o ha echado raíces?

-Está guindando a punto de caer. No tiene respaldo popular ni económico, ni internacional, ni de la tropa armada. No tiene sino unos pocos generales que lo sostienen. Al retirarse el generalato se cae solo como Evo Morales.

-¿Y cuándo será eso?

-Muy pronto.

Lea la entrevista completa en Clarín