Experiencias extremas: Volar parapente entre las montañas del Junquito, otro nivel (Fotos y videos)

Volar parapente o en planeador ligero flexible, es uno de los deportes extremos más atractivos alrededor del mundo, originario de a finales del siglo XX, hoy en día se encuentra a la mano de cualquier persona que se atreva a vivir una LOCURA en el aire.

lapatilla.com / Katerin Garcia

En esta oportunidad nos fuimos al KM 16 del Junquito, aventurados nuevamente con los chicos de EcoTurismoExtremo.Ve, al principio de la carretera nueva de dicho kilómetro un grupo de expertos (que coordina EcoTurismo) vuelan todas las semanas sobre estas maravillosas montañas para al final divisar un paisaje maravilloso, respirar una brisa sumamente pura y elevar la adrenalina al máximo haciendo acrobacias bajo un factor incontrolable, la velocidad del viento.

Lo primero que deben disfrutar al llegar a este sitio es vista y para esto te dejamos en una toma de 180° para animarte.

Dos anécdotas súper chéveres de contar antes de expresar la experiencia en parapente fueron, disfrutar la naturaleza y sentir la emoción de una perrita quien bajo el nombre de Sofía irradiaba pasión en cada despegue y vuelo que se realizaba.

Sofía, tal como los perros persiguen a las motos, ella persigue a aquellos que comienzan a volar, lo curioso es que al terminar el despegue Sofi se queda viendo perdidamente el parapente como pidiendo a gritos que la lleven.

En el sitio la conexión con la naturaleza es de tal magnitud que es inevitable no compartir con los insectos y animales del hábitat, recordemos que es montaña, por ende muchos animalitos estarán por ahí, lo cual merece respeto, pues debemos entender que nosotros estamos irrumpiendo su espacio, entonces nos tocó convivir por unos instantes con un fásmido, mejor conocido como mariapalito.

 

 

Ahora bien, el vuelo… La verdad es casi imposible describir la emoción, la concentración de adrenalina en el cuerpo, los nervios y la majestuosidad que representa ver todo el Valle de Caracas desde más de 1500 metros de altura, pero comencemos, al despegar sentir como los pies se elevan sin control alguno, en ese momento sabes que empieza la aventura, mientras el parapente se va subiendo rápidamente el instructor; En este caso llamado “El Burro” quien tiene 20 años de experiencia y ha participado en competencias nacionales; Lo maneja mediante los “comandos de gobierno” que consisten en los frenos, el acelerador y los controladores de velocidad, recordemos que todo se dirige a razón del viento.

Ya al estar en el aire, la realidad, es que la brisa es sumamente pura; repetimos, la vista es BRUTAL pero lo mejor de todo son las acrobacias, existen diferentes giros como el columpio, el 360°, el giro de la muerte, que podrán ver en el video, y justo por esto la descarga de adrenalina que se pronuncia en el cuerpo hace olvidar absolutamente todo, miedos, presiones, problemas, ansiedad, tristezas pues es definitivamente la mejor forma de liberar el estrés diario, incluso es comparable a grandes montañas rusas que vemos en los videos de parques de diversión a los que muchos anhelamos ir.

Columpiarse en el aire es otra experiencia inolvidable, pero les recomiendo, POR NADA DEL MUNDO VEAN HACIA ABAJO, ver al vacío es la sensación más desagradable que puedes tener, sin embargo es controlable con ejercicios leves de respiración: inhala/exhala (repite) y sigue disfrutando.

Todos pensarán que el aterrizaje es sumamente forzoso o difícil, pero no, todo lo contrario, el instructor te explica… “sube las piernas, rectas, hacia el frente y POR NADA las dobles” esto es porque al aterrizar se cae sentado, tres brinquitos y listo, quedas en el césped, pero al doblar las piernas es muy probable causar fracturas o lesiones, así que el todo para disfrutar de este deporte es relajarse y seguir instrucciones.