“Esto es guerra”: Los Cladestinos, el grupo opositor que bañó en sangre busto de José Martí y vandaliza a Cuba (VIDEO)

Clandestinos
Desde inicios de este año, los cibanes debaten si las acciones de Clandestinos se enmarcan dentro de la protesta o vandalismo / Foto: Captura @ClandestinosCDP

 

La duda, la polémica y la pasión rodean a Clandestinos, un grupo anónimo que a través de las redes sociales asegura haber vertido sangre de cerdo sobre varios bustos de José Martí en La Habana. El gobierno afirma haber detenido a dos de sus integrantes, pero ellos afirman que no conocen a los apresados.

Desde inicios de este año, los internautas cubanos debaten si sus acciones se enmarcan dentro de la protesta o el vandalismo, o si es una estrategia de la temida Seguridad del Estado para justificar la represión contra los disidentes, pero hasta el momento hay pocas evidencias y escasos testigos.

Granma, el vocero del Partido Comunista publicó este miércoles que la Policía de la isla había detenido a Panter Rodríguez Baró, de 44 años y Yoel Prieto Tamayo, de 29 años, “los autores de la profanación de algunos bustos del Apóstol José Martí”.

“El agravio se denunció como una sucia maniobra mediática para hacer creer que en Cuba existe un clima de inseguridad y violencia”, aseguró la prensa oficial en una nota que fue leída en el noticiero de la televisión.

Clandestinos desmintió inmediatamente que tengan alguna relación con los detenidos. “No conocemos a esas personas. Ningún miembro de nuestra organización ha sido detenido”, dijo un vocero en declaraciones exclusivas a el Nuevo Herald y 14ymedio.

“No somos un grupo político”, agregó por escrito un representante de Clandestinos en respuesta a varias preguntas de ambos diarios. Según este vocero, que pidió no ser identificado por temor a represalias, vierten “sangre de cerdo” sobre Martí porque su imagen “ha sido muy manipulada por la dictadura”.

“Martí ha sido ultrajado al usar su nombre para el oprobio contra el pueblo, para el abuso”, escribió el representante de Clandestinos. Según él, escogieron la figura de Martí porque “es amado por todos los cubanos”.

“Es nuestro héroe nacional, nuestro apóstol y cualquier acción con su figura tiene gran impacto”, agregó.

Con el nombre sacado de una popular película cubana del director Fernando Pérez que aborda la lucha clandestina contra el régimen de Fulgencio Batista, el grupo ha evitado dar detalles que permitan identificar quiénes lo componen. También utilizan imágenes de La Casa de Papel, una popular serie televisiva española. Un video con un encapuchado que afirma ser miembro se ha difundido a través de Facebook, pero a la prensa solo responden a través de chats escritos y con escasas palabras.

La prensa oficial cubana ha actuado con cautela e indignación. Por un lado repudia los actos pero no ha dado la información de cuándo y dónde se produjeron. El personal de las revistas Bohemia y Verde Olivo, cuya redacción está cerca de los edificios más emblemáticos del poder en La Habana, protagonizaron el lunes un mitin de rechazo a Clandestinos, llamándolos “contrarrevolucionarios”, “viles” y “apátridas”.

Según Bohemia un busto de Martí realizado por el escultor cubano José Delarra, ya fallecido, tuvo que ser restaurado tras la acción del grupo, pero no mostraron fotos de la escultura intervenida. La breve nota que da cuenta de la detención de dos presuntos integrantes de Clandestinos no menciona los lugares donde fueron vandalizadas las esculturas.

Vagas columnas de opinión, textos de reivindicación alrededor de la figura del héroe nacional, alusiones al Código Penal y las sanciones contra quienes “no merecen ser llamados cubanos” han aparecido en las últimas semanas en medios como Cubadebate y Granma y han sido replicados por dirigentes, incluso, el gobernante Miguel Díaz-Canel.

Clandestinos afirma que ese es su mayor reconocimiento. “¿Cómo van a protestar por algo que no ha pasado?”, señalan ante la incredulidad de muchos cubanos que piensan que se trata de un bulo o un fotomontaje en las redes sociales.

El anonimato con que trabaja este grupo puede traer como consecuencia que personas aisladas que no tienen contacto con ellos hagan acciones similares, bien para seguirlos o simplemente para imitarlos. De hecho en algunos muros de Facebook ya se propaga el lema “todos somos clandestinos” de manera que los clandestinos originales podrían verse en el dilema de tener que reivindicar esas acciones “por la libre” o negarlas.

“Queremos enviar un mensaje a la dictadura: esto es guerra. Estamos cansados de bajar la cabeza.Y al pueblo el mensaje es claro: llegó la Hora (sic)“, dijo el supuesto representante de Clandestinos.

La organización contaría con miembros en Cuba y el exilio, según el vocero, pero se negó a revelar la cantidad de militantes. Eso sí, dijo que en su mayoría se trataba de jóvenes que estaban “cansados de la dictadura”.

Uno de los pocos testigos de la acción de Clandestinos ha sido el meteorólogo Enrique Sánchez. “Andaba por la zona del Ministerio de Transporte y me llamó la atención que estuviera el busto manchado, vandalizado”, dijo Sánchez en declaraciones a el Nuevo Herald.

“Fue el primero de enero, en horas de la tarde cuando lo vi. El hecho me indignó y por ello tomé la foto, para quejarme en Twitter por la impunidad con la que se hizo”, agregó.

Para leer la nota completa, pulse aquí.