Hasta el deporte sufre…. Incendios retrasa la clasificación del Abierto de Australia

REUTERS/Edgar Su

 

Los partidos clasificatorios del Abierto de Australia previstos para este miércoles comenzaron con atraso debido al humo tóxico de los incendios, pero una bajada de las temperaturas pronostica fuertes lluvias que limpiarán el aire.

El deterioro de las condiciones se debió a meses de voraces incendios que han arrasado enormes extensiones de terreno en Australia, causando al menos 27 muertos y la destrucción de más de 2.000 viviendas.

Los partidos clasificatorios comenzaron con una hora de atraso, hacia las 13H00 locales (02H00 GMT).

Los organizadores del torneo decidieron retomar los encuentros ya que los niveles de contaminación mejoraron levemente, aunque la atmósfera seguía siendo pesada.

Al final de la tarde, un tiempo borrascoso dio lugar a fuertes precipitaciones que obligaron a los jugadores a suspender el partido. Estas previsiones meteorológiccas tendrían que contribuir a alejar de Melbourne esta nube tóxica y dejar un cielo más claro para el jueves.

La decisión de atrasar los partidos del día fue adoptada tras las duras críticas de jugadores afectados por el humo tóxico en los partidos disputados el martes.

El martes, la eslovena Dalila Jakupovic tuvo que abandonar en la primera ronda de la clasificación y la canadiense Eugenie Bouchard necesitó asistencia médica, aunque otros partidos se disputaron sin interferencias.

El primer Grand Slam de la temporada comienza el lunes.

“Se están monitoreando constantemente las condiciones en el Melbourne Park”, dijeron los organizadores.

Y se tomarán decisiones en función de la situación y en consulta con el cuerpo médico del torneo, la Oficina de Meteorología, y científicos de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de Victoria, agregaron.

Según la EPA, la calidad del aire de Melbourne, normalmente una de las ciudades con mejores condiciones, era “muy pobre” a las 9H00 aunque no a los niveles de “toxicidad” registrados el martes.

Muy pobre significa que el aire está muy contaminado o con polvo y que la gente puede sufrir ataques de tos y problemas respiratorios.

“EPA aconseja a la gente en áreas de humo que tengan cuidado, que traten de permanecer en lugares cerrados alejados del humo en la medida de lo posible y una exposición limitada”.

– “Miedo a desmayarme” –
La calificación para el primer Grand Slam del año empezó el martes una hora tarde y la eslovena Dalila Jakupovic no lo pasó muy bien.

Abandonó el encuentro contra la suiza Stefanie Voegele por un ataque de tos. “Tuve miedo a desmayarme”.

Bouchard, que fue semifinalista del torneo australiano, también tuvo problemas y necesitó asistencia médica tras quejarse de un dolor en el pecho.

Aunque se mostró solidaria con los organizadores, aseguró que “debería haber alguna línea roja”.

“Al igual que hay normas para el calor, debería haber reglas sobre la calidad del aire”, dijo a la prensa. “Ojalá que este torneo ayude a ponerlas en marcha”.

Logró sin embargo terminar y pasar a la segunda ronda de las calificaciones.

Otras jugadoras afectadas pudieron continuar, como la número cinco del mundo, Elina Svitolina.

“¿Por qué tenemos que esperar a que algo malo ocurra para tomar medidas?”, tuiteó.

El torneo de exhibición Kooyong Classic, que tiene lugar en Melbourne, también se vio afectado por la contaminación.

El encuentro el miércoles entre el croata Marin Cilic y el surcoreano Kwon Soon-woo pudo celebrarse pero, el martes, el partido entre Maria Sharapova y la alemana Laura Siegemund fue suspendido, en parte por el humo.

Pese a las condiciones, los organizadores han hecho saber que es poco probable que se aplace el Grand Slam.

Aunque vuelvan los humos tóxicos como los de esta semana, en el Melbourne Park hay tres estadios cubiertos y otras ocho pistas también cubiertas en las que se podría jugar.

Un partido de exhibición para recaudar dinero para combatir los incendios, en los que participarán Roger Federer, Serena Williams, Rafael Nadal y otros, se disputará en el Rod Laver Arena pero bajo techo.

AFP