23 de enero 1958 – 2020: De la democracia al totalitarismo en Venezuela, por Sary Levy Carciente

 

“La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, con excepción de todos los demás”. Winston Churchill

Por Sary Levy Carciente (Academia Nacional de Cs. Económicas)

El 23 de enero es una fecha emblemática en Venezuela, pues se conmemora la acción del movimiento-cívico militar de 1958 que derrocaría la dictadura del Gral. Marcos Pérez Jiménez. Ese mismo día, se nombraría una Junta de Gobierno Provisional presidida por el contralmirante Wolfang Larrazábal y se designaría un gabinete para apoyar el restablecimiento de la democracia. La Junta convocaría a elecciones en diciembre de ese mismo año, iniciándose la etapa democrática de Venezuela, un periodo signado por crecimiento económico, movilidad social, masificación de la educación y de servicios de salud y libertad de expresión. Cierto es que no todo el período democrático discurrió de igual forma, ni fue perfecto, pero el tránsito de la dictadura a la democracia, dejó una huella indeleble en el país.

De igual forma marcó un antes y un después el ascenso al poder en 1999 del proceso revolucionario que impuso el modelo político-ideológico del Socialismo del Siglo XXI, que dio al traste con el futuro potencial de Venezuela en lo que va de siglo. Una mirada a la realidad venezolana nos alerta sobre la multidimensionalidad de su colapso, una inédita situación a la que se llega sin un conflicto armado abierto, ni un desastre natural, y cuya terrible crisis se presenta en toda arista que se revise. Eso es lo que observamos al evaluar la situación de la democracia en nuestro país.

El Índice de Democracia calculado por la Unidad de Inteligencia Económica de The Economist, nos ofrece una medida del estado de la democracia en 167 estados. El Índice utiliza 60 indicadores agrupados en 5 subíndices (proceso electoral y pluralismo, funcionamiento del gobierno, participación política, cultura política y libertades civiles). En su más reciente reporte nos alerta sobre el retroceso global de la democracia, mostrando su peor puntaje desde 2006.

De los 167 países bajo estudio, solo 22 países (5.7% de la población mundial) muestran Democracias Plenas, 54 países Democracias imperfectas (42.7% de la pob. mundial), 37 países Regímenes Híbridos (16% de la pob. mundial) y 54 países Regímenes Autoritarios (35.6% pob. mundial). Los 6 países mejor posicionados son: Noruega, Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Finlandia e Irlanda; mientras que en el otro extremo se encuentran: Corea del Norte, Rep. Democrática del Congo, Rep. Centroafricana, Siria, Chad y Turkmenistán.

En la región latinoamericana destacan: Uruguay ubicado en el puesto #15 (puntaje: 8.38); Costa Rica, en el puesto #19 (puntaje: 8.13); y Chile en el puesto #21 (8.08) y consideradas dentro de la categoría de Democracia Plena. En el extremo opuesto en la región encontramos a Cuba, en el puesto #143 (puntaje: 2.84); Venezuela, en el puesto #140 (puntaje: 2.88) y Nicaragua en el puesto 122 (puntaje: 3.55) y consideradas dentro de la categoría Regímenes Autoritarios. El resto de los países de la región latinoamericana se encuentran en las categorías de Democracias Imperfectas y Regímenes Híbridos.

Habiendo sido referente de la democracia latinoamericana, Venezuela entre 2006 y 2016 fue considerada como un Régimen Híbrido y desde 2017 entró en la categoría de Régimen Autoritario, que es la calificación más baja otorgada por el Índice. Más aún, si revisamos cada uno de los subíndices, observamos el deterioro de Venezuela en todos ellos, siendo el que muestra mayor regresión el de Proceso Electoral y Pluralismo, que en 2006 mostraba un puntaje de 7.0 y hora es nulo (0). El valor del Índice de Democracia para Venezuela no ha caído más por los subíndices de Participación Política y de Cultura Política, evidenciando el valor que este sistema tiene para la población.

Durante la segunda mitad del s.XX el 23 de enero era celebrado por la población, con movilizaciones de partidos políticos y movimientos sindicales, destacando la conquista democrática.

Hoy, en 2020, Venezuela es por segunda vez sede del Encuentro del Foro de Sao Paulo. Tras su reunión de julio 2019, la región padeció una ola de violencia y desestabilización. Este nuevo encuentro apunta hacia el mismo ‘mar de la felicidad’…