Maduro le pagó una millonada a un lobby en EEUU para pedirle más cacao a Trump

Noruega
Nicolás Maduro. REUTERS / Andres Martinez Casares

 

Un aliado de Nicolás Maduro contrató a un cabildero de Washington cuyo negocio se ha disparado bajo la administración de Donald Trump como parte de un esfuerzo de 12,5 millones de dólares para aliviar las sanciones y restablecer las relaciones bilaterales si la campaña respaldada por Estados Unidos para derrocarlo se detiene.

Por Joshua Goodman | The Asocciated Press

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El principal abogado del régimen de Maduro, el inspector general Reinaldo Muñoz, contrató al “Robert Stryk’s Sonoran Policy Group” como parte de un contrato más amplio que suscribió con Foley & Lardner, una firma de abogados con oficinas en Washington.

Tanto el bufete de abogados como Stryk’s Sonoran Policy Group se registraron como agentes de Muñoz en documentos separados ante el Departamento de Justicia que se publicaron el lunes en el sitio web de la agencia.

Su trabajo incluye “desarrollar una estrategia para acercarse al Gobierno de los EEUU en apoyo de la exclusión del principal extranjero u otras partes sujetas a sanciones económicas de los EEUU debido a sus conexiones con la República”, según la presentación de Foley, que a su vez está pagando 2 millones de dólares para contratar a Stryk como consultor.

El alcance se produce cuando el apoyo de Estados Unidos a  Juan Guaidó, a quien reconoce como el presidente legítimo de Venezuela, ha sido criticado.

Un año después de la campaña respaldada por Estados Unidos para expulsar a Maduro, el socialista ha rechazado con éxito un supuesto “intento de golpe de Estado”, protestas masivas y las sanciones de Estados Unidos que han cortado el acceso de su régimen a los bancos occidentales.

Envalentonado por las aparentes dificultades de Guaidó, Maduro busca reafirmarse y reparar su imagen empañada en Washington, donde ha sido rechazado rotundamente como dictador.

Este mes, le dijo al Washington Post que quiere comprometerse directamente con la administración Trump para poner fin a un estancamiento que supuestamente ha empeorado las condiciones de vida en la nación de la OPEP de 30 millones de personas. También invitó a las Naciones Unidas y la Unión Europea a enviar observadores para las elecciones legislativas programadas para este año.

Stryk, enólogo y ex ayudante republicano que se postuló sin éxito a la alcaldía de Yountville, California, es uno de los principales cabilderos en Washington.

Un ex asesor de campaña de Trump no remunerado en la costa oeste, su empresa, Sonoran Policy Group, no había informado de cabildeo de 2013 a 2016, pero ha facturado más de 10,5 millones de dólares a clientes extranjeros desde principios de 2017.

Al igual que Venezuela, muchos de los clientes tienen malas reputación en Washington o están bajo sanciones estadounidenses, como los gobiernos de Somalia, la República Democrática del Congo y el Ministerio del Interior de Arabia Saudita, que firmaron un contrato de 5,4 millones de dólares en mayo de 2017.

También representa a Isabel dos Santos, la mujer más rica de África, plagada de escándalos, que lucha contra las acusaciones de que acumuló una gran riqueza a través de préstamos estatales negociados por su padre, el ex presidente de Angola.

El contrato de Muñoz con Foley, por una tarifa plana de 12,5 millones de dólares, se extiende hasta el 10 de mayo. La participación de Stryk en el acuerdo, como consultor, es de 2 millones de dólares.

Foley dijo en su presentación que recibió un poco más de 3 millones de dólares en pagos iniciales en nombre de Muñoz de lo que parecen ser dos compañías registradas en Hong Kong. Su trabajo también incluirá discusiones con funcionarios del Departamento del Tesoro de EEUU y otras agencias estadounidenses con respecto a las sanciones contra el régimen de Maduro.

En diciembre, la firma de Stryk también presentó documentos ante el Congreso diciendo que representa a Greylock Capital Management, un fondo de cobertura de Wall Street, para ayudarlo con el cobro de millones de deudas impagas que Venezuela debe a los tenedores de bonos estadounidenses.

Este mes, el nombre de Stryk apareció en notas escritas a mano publicadas por el Comité de Inteligencia de la Cámara como parte de la investigación de juicio político sobre Trump.

Lev Parnas, un ex asociado de Rudolph Giuliani en Ucrania que ahora se ha vuelto contra el abogado personal de Trump, se garabateó una nota en el escritorio del hotel Ritz-Carlton en Viena diciendo “contratar a Robert Stryk lobbiest” (sic), según muestran los documentos.

No está claro por qué Parnas garabateó el nombre de Stryk. Pero uno de los clientes de Guiliani, el empresario venezolano Alejandro Betancourt, recibió al abogado personal de Trump y a Parnas en su castillo a las afueras de Madrid el verano pasado, según dos personas familiarizadas con el asunto que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para discutir la reunión.

Stryk no respondió de inmediato una llamada telefónica solicitando comentarios.

Foley y Jorge Rodríguez también declinaron hacer comentarios.

Estados Unidos fue el primero de casi 60 países en reconocer a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela después de usar su posición como jefe del Congreso para proclamarse presidente interino luego de la reelección ampliamente rechazada de Maduro en 2018.

Estados Unidos ha insistido durante mucho tiempo en que cualquier negociación con Maduro se centrará en los términos de su salida y el año pasado rechazó las conversaciones patrocinadas por Noruega como una pérdida de tiempo que solo fortalecería la mano de Maduro.

Pero este mes, el Secretario de Estado Mike Pompeo parecía menos hostil a la idea de las conversaciones, diciendo que un acuerdo negociado era el mejor camino a seguir.

Muñoz es uno de los pocos principales asesores de Maduro que hasta ahora no ha sido sancionado por la administración Trump por abusos contra los derechos humanos y corrupción.

Guaidó abandonó Venezuela hace poco más de una semana por segunda vez desde que fue elegido jefe del Congreso para embarcarse en una gira de construcción de apoyo por Europa y Canadá. Comenzó con una reunión con Pompeo en Bogotá, la capital colombiana. Extrañó a Trump por un día en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, alimentando las especulaciones de que el presidente de EEUU no estaba interesado en una reunión con el legislador de 36 años.

“Si Trump no se reúne con él en Washington, será una clara indicación de que el gobierno de Estados Unidos ha perdido la fe en la idea de que la presión máxima conducirá a una transición”, dijo David Smilde, del grupo de expertos de la Oficina de Washington para América Latina. “Incluso si se encuentran, parece claro que la administración Trump está abierta a alternativas”.