Los nuevos tratamientos contra el cáncer que cambiarán el futuro de la enfermedad en la próxima década

A veinte años del inicio del siglo XXI queda claro que alrededor del cáncer las buenas noticias lograron un efecto promisorio y esperanzador. Las nuevas lógicas científicas para encarar la enfermedad, según las últimas investigaciones internacionales, en sus distintos estadios y tipos, están basados en la prevención, en diagnósticos más sencillos, en tratamientos personalizados y en la búsqueda de la recuperación de la persona y la remisión de la enfermedad. Además, aparecen drogas revolucionarias (biológicas, entre otras) aprobadas por las agencias regulatorias y decrecen las cifras de muertes prematuras debido a la cronificación de los tumores. Todo esto ocurre casi frenéticamente y al mismo tiempo.

Por: Infobae

Como cada año, la efemérides alrededor del Día Mundial contra el cáncer 2020 propulsa a recoger los mejores retazos de información para jerarquizar y dimensionar el futuro de la enfermedad. Se trata de un mal que según la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) entre el 30 y el 50% de los cánceres son evitables. Para que esto ocurra es de vital importancia reducir los factores de riesgo y aplicar estrategias preventivas.

En la Región de las Americas, el cáncer es la segunda causa de muerte. Se estima que 3,8 millones de personas fueron diagnosticadas en 2018 y 1,4 millones muerieron por esta enfermedad. Aproximadamente, el 57% de los nuevos casos de cáncer y el 47% de las muertes ocurren en personas de 69 años de edad o más jóvenes, cuando se encuentran en lo mejor de sus vidas.

Los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia entre los hombres son: próstata (21,7%), pulmón (9,5%), colorrectal (8%), vejiga (4,6%) y estómago (2,9%). Entre las mujeres, los tipos de cáncer con mayor incidencia son: mama (25,2%), pulmón (8,5%), colorrectal (8,2%), tiroides (5,4 %) y cervicouterino (3,9%)

Los tipos de cáncer que causan más muertes entre los hombres son: pulmón (19,6%), próstata (12,1%), colorrectal (9,3%), hígado (6%) y estómago ( 5,4%). En las mujeres son: pulmón (17,4%), mama (15,1%), colorrectal (9,5%) y cervicouterino (5.2% ).

Entre las principales causas de cáncer está el consumo de tabaco que ocasiona aproximadamente el 22% de las muertes por esta enfermedad a nivel mundial; pero también lo son el alcohol, la mala alimentación y la inactividad física o sedentarismo.

Según la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC), se estima que para el 2030 habrá un 31% más de casos oncológicos en el mundo, que los detectados en 2018, por ello, la OMS puso en marcha el Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020, cuyo objetivo es reducir en un 25% la mortalidad prematura causada por el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas de aquí a 2025.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) vaticinó que los casos de cáncer aumentarán un 81% para el 2040 en los países de ingresos bajos o medios, dada la falta de recursos consagrados a la prevención.

La agencia de Naciones Unidas advirtió en un informe divulgado este martes que si las tendencias actuales se mantienen, el mundo conocerá un aumento global del 60% de los casos de cáncer en las próximas décadas.

Según la OMS, esta situación se explica en gran parte por el hecho de que estos países han tenido que consagrar recursos sanitarios limitados a la lucha contra enfermedades infecciosas, a la mejora de la salud de la madre y del bebé, y que los servicios de salud no están equipados para prevenir, diagnosticar ni tratar los cánceres.

Bajo el lema “Yo soy y voy a”, la comunidad global conmemora este 4 de febrero el Día Mundial contra el Cáncer. La OPS se une a este esfuerzo con un llamado a que todo el mundo, a nivel colectivo e individual, se comprometa a fortalecer las acciones dirigidas a reducir el impacto del cáncer.

 

 

Nuevos tratamientos

 

 

Los factores de riesgo más sustanciales frente al cáncer pueden agruparse en cinco campos fundamentales:

-Genéticos: algunas personas pueden tener mayor predisposición genética que otras para desarrollar la enfermedad, aunque esto no necesariamente tiene que ocurrir. Es un porcentaje de 5% a 10% de los casos.

-Ambientales: la contaminación ambiental es responsable de 1 al 4% de todos los casos de cáncer.

-Infecciosos: algunas infecciones se asocian a un mayor riesgo de desarrollar cáncer, entre ellas el Virus de Papiloma Humano (VPH), la Hepatitis B, la Hepatitis C y el VIH.

-Radiación: la radiación ultravioleta de los rayos solares puede producir en las personas cáncer de piel. Las radiografías, mamografías y tomografías también pueden afectar las células.

-Hábitos: la inactividad física, consumo excesivo de grasas, alcohol y tabaco son los principales factores de riesgo de este grupo.

¿Cuáles son los tratamientos más frecuentes para el cáncer?

Cirugía: para extirpar el tumor en la mayor medida posible

Quimioterapia: se utilizan medicamentos para destruir las células cancerosas

Radioterapia: se utilizan rayos para destruir las células cancerígenas.

Trasplante de médula ósea: permite utilizar dosis más altas de quimioterapia, pues la médula ósea produce los glóbulos blancos.

Inmunoterapia: ayuda al sistema inmunológico a detectar y atacar el cáncer.

Tratamiento hormonal: eliminar algunas hormonas o eliminar sus efectos puede ayudar a frenar el crecimiento de las células cancerígenas.

 

Tratamiento farmacológico o con medicamentos.

 

 

Entre las nuevas terapias que surgen en la actualidad y que ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes, luego de someterse a un tratamiento convencional, existe la terapia de oxígeno hiperbárico, un método no invasivo que en pacientes con cáncer disminuye el dolor asociado a la radio y quimioterapia ya que produce una acción analgésica, Y favorece la prevención de radio-lesiones y ayuda a la cicatrización y reparación de tejidos dañados, entre otras cosas.

Esto tiene relación con el cáncer porque la falta de oxígeno -denominada hipoxia – se relaciona con las dificultades que tienen las células para aprovechar ese aire vital. La terapia de oxígeno hiperbárico logra recuperar la funcionalidad de las células afectadas y así se pueden originar los procesos fisiológicos para regenerar tejidos, cicatrizar y revertir el dolor y la inflamación. Asimismo, reduce las condiciones propicias para el crecimiento tumoral.

Los candidatos a recibir este tratamiento deben ser evaluados por el médico tratante. La implementación podrá deberse teniendo en cuenta el grado de falta de oxígeno en el tumor y el efecto cicatrizante o analgésico que se desee adicionar a la terapia convencional.