Voces de Libertad | La Intervención, por Omar González Moreno

Resulta increíble que se siga discutiendo sobre la intervención dentro del país. Que si no, que si sí, que si la soberanía nacional, que si el Derecho Internacional, cuando todo el mundo sabe que ya Venezuela está intervenida.

Desde hace mucho años se inició la penetración política, social e institucional de los cubanos en Venezuela. La presencia del G2 está en los cuarteles, en los ministerios, en las comunidades populares, en cada rincón del esquema del Estado venezolano.

Y, ahora más descarado y humillante con el anuncio que hiciese Nicolás Maduro segun el cual ahora somos un protectorado de Cuba y se incorpora como una especie de proconsul al embajador de La Habana dentro de las reuniones de gabinete de la usurpación. Nada mas y nada menos que en Consejo de Ministros. La máxima instancia del poder en Venezuela. En consecuencia, es más que evidente que el Estado Venezolano está intervenido por el poder político de la dictadura Castrocomunista.

Además, cómo negar la intervención, cuando Nicolás Maduro le ha entregado en bandeja de plata la industria petrolera a los rusos y a los chinos. Cómo ocultar que la intervención de la China comunista es más palpable que nunca en nuestra economía.

Venezuela desde hace rato está intervenida, los chinos son nuestros más feroces acreedores, los cubanos son los amos de una nueva monarquía socialista caribeña, donde nuestro país es una simple colonia. Y todo esto, mientras los rusos nos utilizan como globo de ensayo para medir la capacidad de respuesta de los norteamericanos.

Venezuela es una tierra que está intervenida por el comunismo internacional y por el terrorismo global. Es una nación que es presa de las garras afiladas de eso que llaman el Foro de Sao Paulo, de las más embriagadas y lucinógicas ideas trasnochadas de los comunistas que buscan regresar a los tiempos de la Guerra Fría.

Aquí, antes de seguir, no se puede dejar de mencionar, como una obligación moral, que los extremistas musulmanes también están acá, en el país, bajo el amparo, alcahutería y complicidad de los usurpadores.

Venezuela es un país intervenido por grupos terroristas árabes y no árabes y qué más demostración de esto que la presencia activa, libre y pública de la guerrilla colombiana, puntualmente de la FARC, el ELN, y de grupos terroristas islámicos como Hesbola, Hamas y la Fuerza Kuts, entre otras, dentro del territorio venezolano.

Por si fuera poco, somos una tierra intervenida por mafias diversas, como la de drogas, el tráfico ilícito de oro, diamantes, y demás piedras preciosas y minerales; somos una nación sometida al imperio de la ilegalidad y de todas las acciones más bochornosas que pudiéramos imaginar.

¡Entonces! Porque ruborizarnos cuando se habla del tema de la intervención, porque apenarnos al oír a algunos defender la tesis de la Ayuda Humanitaria hacia Venezuela; porque seguir con esa hipocresía tan descarada.

Parece que tener a los cubanos, rusos, chinos, iraníes es bueno, y pedir la ayuda a los norteamericanos es malo. Pareciera que es aceptable soportar a los chinos e impensable que los alemanes o franceses estén en Venezuela, para algunos los rusos son “amigos”, pero los colombianos o brasileños demócratas son “enemigos”.

Cuando desde el partido Vente Venezuela, fundado por Maria Corina Machado, dicen que “solos no podemos” se refiere a que el mundo democrático, defensor de los Derechos Humanos, honesto y promotor de libertades se involucre en la salvación de un país y de su gente. Hablamos de lo necesario que la humanidad evite que el mal que agobia a Venezuela se expanda por América y el mundo.
Conviene recordar que no eran pocos los que no querían que Bolívar y el Ejército Libertador interviniera en la independencia de Colombia, Bolivia, Perú o Ecuador, sin embargo no todos pensaban así, y Simón Bolívar escuchó el llamado y liberó a aquellas naciones.

¿Podemos acusar a Bolívar de invasor o más bien de salvador? Hoy quienes quieren la Ayuda Humanitaria quieren que los aliados de Venezuela los apoyen en salvar al país, en liberarlo y ayuden a expulsar a los reales interventores: cubanos, chinos y rusos, iraníes, etc. Más nada.