Puerto Ordaz es la peor ciudad abastecida para tratar convulsiones, depresión e infecciones respiratorias

En diciembre de 2019 la organización Convite monitoreó la disponibilidad en Puerto Ordaz de las principales medicinas pertenecientes a la canasta de medicamentos esenciales. El monitoreo registró un índice de escasez general de 68,4% en medicamentos para tratar o prevenir seis causas de morbilidad escogidas por el monitoreo: convulsiones, hipertensión, depresión, infecciones respiratorias agudas (IRA), diarrea y diabetes.

Por Laura Clisánchez / correodelcaroni.com

Los índices de escasez más preocupantes son los de las medicinas indicadas para tratar las convulsiones (escasas en un 92,5%), la depresión (escasos en 81,0%) y las infecciones respiratorias agudas (escasos en 75,6%).

Los medicamentos con mayor disponibilidad son los utilizados para tratar la diarrea, con un índice de escasez que aún no supera el 50%.

Convite alertó que en 6,8 de 10 establecimientos visitados en Puerto Ordaz en diciembre no se encontraron los medicamentos que pertenecen a la canasta de medicinas esenciales para tratar las causas de morbilidad antes mencionadas. La canasta fue diseñada según los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y cuyas medicinas deberían estar disponibles en establecimientos públicos por obligación estatal.

Según el artículo 83 de la Constitución venezolana, la salud es un derecho social fundamental. Es obligación del Estado y debe garantizarla como parte del derecho a la vida. La ley establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud y el Estado está en la obligación de promover y desarrollar políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios y medicinas correspondientes.

Saldo en rojo

Hay un índice de 92,5% de escasez en medicinas para tratar las convulsiones. Los medicamentos indicados para tratar esta causa de morbilidad que tienen disponibilidad cero son la Oxcarbamazepina, indicada para reducir la actividad eléctrica anormal en el cerebro y la Difenihidantoina Sódica, indicada para tratar y prevenir ciertos tipos de convulsiones. Las demás medicinas escasas son Lamotrigina, Clonazepam, Fenobarbital, Valproato de sodio y Carbamazepina.

Según este informe, los medicamentos para tratar la depresión también marcan saldo en rojo: se registró un índice de escasez del 81,0%. El Oxalato de escitalopran -indicado para tratar la depresión y el trastorno de ansiedad generalizada- no estuvo disponible en ninguno de los establecimientos que Convite monitoreó.

Los antidepresivos más escasos son Alprazolam, indicado para tratar trastornos de ansiedad y trastorno de pánico y Fluoxetina, para tratar depresión, trastorno obsesivo compulsivo, algunos trastornos alimenticios y ataques de pánico.

La Risperidona, indicada para tratar los síntomas de esquizofrenia. El Bromazepam y la Olanzapina -esta última indicada para tratar los síntomas de la esquizofrenia y el trastorno bipolar- también figuran como las medicinas más escasas en el monitoreo de Convite.

Los medicamentos para combatir infecciones respiratorias agudas también muestran cifras de escasez preocupantes. Los fármacos más escasos para el tratamiento de estas infecciones son la Penicilina Benzatínica, el Cefuroxime – axetil y la Moxifloxacina con un índice de escasez del 95,2% en los establecimientos visitados por Convite. Otros medicamentos que registraron más del 60% de escasez son la Levofloxacina, Doxiciclina, Claritromicina y la Clindamicina.

El antibiótico que las personas tienen más probabilidades de conseguir en Puerto Ordaz es la Amoxicilina.

En cuanto a la hipertensión arterial, el medicamento más ausente es la Nifedipina, indicada para tratar la angina de pecho y la presión arterial alta. Los otros medicamentos indicados para controlar la hipertensión tienen un promedio de escasez del 63,3%. Los fármacos que pueden conseguirse con mayor probabilidad son el Losartán y el Enalapril.

Para el tratamiento de la diabetes los medicamentos que menos se hallan son la Gliclazida y la Glibenclamida, la primera con un promedio de escasez de casi el 100%. El medicamento que puede encontrarse con mayor facilidad es la Metformina.