Air Italy detiene vuelos a Miami

Los propietarios de Air Italy, que operaba vuelos en toda Italia y a destinos de larga distancia, incluidos Miami, Nueva York y Los Ángeles, suspendieron las operaciones y decidieron liquidar la compañía.

Por CBS Miami

Air Italy, anteriormente conocida como Meridiana, dijo que los vuelos del martes al 25 de febrero serían operados por otras aerolíneas. Los vuelos reservados después de ese punto serán reembolsados.

La segunda aerolínea más grande de Italia después de la aerolínea de bandera Alitalia, indicó el martes que la decisión de liquidar la compañía se tomó en una reunión de sus accionistas. Alisarda, fundada por Aga Khan, controlaba el 51% de Air Italy, mientras que Qatar Airways tenía una participación del 49% en la compañía.

En un comunicado, Qatar indicó que habría estado listo para invertir más en la aerolínea.

“Incluso con el entorno competitivo cambiante y las condiciones de mercado cada vez más difíciles que afectan gravemente a la industria del transporte aéreo, Qatar Airways ha reafirmado continuamente su compromiso, como accionista minoritario, de seguir invirtiendo en la empresa”, dijo Qatar en un comunicado.

Añadió: “Qatar Airways estaba listo una vez más para desempeñar su papel de apoyo al crecimiento de la aerolínea, pero esto solo habría sido posible con el compromiso de todos los accionistas”.

Mientras tanto, el gobierno italiano ha estado apoyando a Alitalia mientras busca inversores para relanzar la compañía, según Reuters.

Air Italy es la última de una serie de aerolíneas europeas que sufre de una feroz competencia y modelos comerciales cambiantes. Primera Air dejó de operar en octubre de 2018. En febrero de 2019, la aerolínea alemana Germania se declaró en quiebra y la aerolínea británica Flybmi dejó de volar.

La puesta a tierra del avión 737 Max de Boeing ha aumentado la presión sobre la industria. Air Italy tenía tres aviones Boeing 737 Max en su flota. Y el coronavirus, que ha provocado que docenas de transportistas cancelen vuelos a China, ha inyectado más incertidumbre en las perspectivas de la industria de la aviación. Menos turistas chinos y un shock en la economía global por una desaceleración en China afectarían la demanda de vuelos.