Uñas y dedos: Nuevas vías de contagio de la enfermedad sexual más frecuente que puede provocar cáncer

enfermedad
ABC Salud

 

 

El 80% de las personas sexualmente activas contraerán el virus del papiloma humano (VPH) en algún momento de su vida -generalmente cercano al inicio de la vida sexual- y algunas personas pueden llegar a tener infecciones recurrentes.

Por: ABC Salud

La principal forma de contagio es la vía sexual, pero no es necesario que haya una relación sexual con penetración para que se produzca la transmisión, ya que se ha descrito que el contacto directo piel con piel de la zona genital es suficiente. «Otra vía descubierta recientemente de transmisión del virus del VPH sería la genodigital, de forma que las uñas y las yemas de los dedos de la mano constituyen un reservorio del virus que provocaría contagio por esta vía», destaca la doctora Natalia Gennaro Della Rossa, especialista en Ginecología y Obstetricia de Ruber Juan Bravo 49.

«La mayoría de las infecciones por VPH desaparecerán espontáneamente, por lo que -aclara la doctora Gennaro-, al principio generalmente sólo observamos y pasado un tiempo (usualmente de 2 años), si el virus persiste activo, recomendamos un tratamiento de erradicación por vaporización láser. Mientras que, si provoca una lesión mayor a nivel de las células cervicales, generalmente realizamos una pequeña cirugía ambulatoria donde se extrae la lesión».

Hasta 11 genotipos del VPH pueden, si la infección persiste durante varios años, llegar a desarrollar cáncer en el cuello del útero, aunque son los genotipos 16 y 18 los causantes del 70% de ellos. Otros factores de riesgo son el estado inmunitario de la paciente o el estado inmunitario local del cuello del útero, la infección simultánea de otros microorganismos de transmisión sexual (herpes simple, clamidias, gonococo) o el consumo de tabaco. Además, mientras persista la infección activa por VPH se recomienda suspender el uso de anticonceptivos orales si es posible.

Para leer la nota completa, pulse aquí.