Libro “Emigrar es un postgrado”, evolucionó a un proyecto de políticas públicas

Imagen cortesía.

 

Bajo la dirección y el acompañamiento del embajador Gerson Revanales, ““Emigrar es un Postgrado””, el libro de superación personal y crecimiento social escrito por José Aguilar Lusinchi, Vanessa López y Erich Lemus, ha evolucionado a un proyecto de políticas públicas tutelado por la Dra. Carlota Salazar Calderón.

Revanales indicó que la migración venezolana ha tenido un creciente impacto social y económico en países receptores, incluyendo la tensión de los servicios urbanos y sociales, de los mercados laborales y de las relaciones comunitarias.

Señaló, además, que los países receptores, con generosidad y solidaridad, han hecho un importante esfuerzo para recibir e integrar a migrantes, refugiados y desplazados, pero la magnitud del problema requiere de la búsqueda de nuevas soluciones, esas que pueden aportar innovadores y emprendedores del mundo entero para convertir el gran desafío de la migración en una oportunidad de desarrollo inclusivo.

“Dentro de los aportes que hemos esperado de parte de innovadores y emprendedores, ha llegado una pieza clave para emplazar una nuestra estrategia. Este estudio previo sobre la evolución del individuo cuando afronta ese fenómeno social, puede ser usado como instrumento metódico base para el acompañamiento e integración social de los migrantes, refugiados y desplazados en el mundo. Así se lo haremos saber a las instituciones gubernamentales y agencias de cooperación internacionales”, señaló el diplomático.

El embajador indicó que a medida que transcurre el tiempo, se hace imperativa la necesidad de contribuir con el cambio social a través del empoderamiento del ciudadano en el lugar de acogida con su esfuerzo, sus anhelos de superación y el desarrollo de sus talentos, por medio del aprendizaje y el cambio de perspectiva devenido de ese mismo proceso migratorio por el que transcurre, razón por la cual, el texto ““Emigrar es un Postgrado” cala a la medida del desafío que debemos afrontar a modo de coadyuvar en el desarrollo de un ser humano integral con las aptitudes imprescindibles para ser socio-productivo dentro del país que lo acoge, generándole la habilidad de tomar los recursos que le provee el nuevo entorno en el que se desenvuelve para mejorar su bienestar y potenciar sus capacidades propias y de quienes lo rodean.

En este sentido, Revanales precisó que el principal objetivo del proyecto es proporcionarle al migrante las herramientas de apoyo humano que le permitan enfrentar ese difícil reto, contenidas en el libro ““Emigrar es un Postgrado””, el cual es una herramienta de enseñanza compuesta por asignaturas donde se transmiten algunos de los talentos que desarrollan los migrantes al desafiar este fenómeno social.

Bajo la premisa anterior, precisó que la base metodológica radica en acompañar al migrante en su proceso de transformación e introducirlo en el aparato productivo del país que lo acoge, para que deje de ser un problema en el país de acogida y se convierta en un activo para el desarrollo de la nación.

Motivaciones y metas planteadas

Hasta la fecha, no existe ninguna iniciativa de creación de un programa de desarrollo personal basado en el estudio previo de la conducta y la necesidad emocional de quien migra, ni creado un programa que ayuda en un área tan específica e importante que hasta ahora no se ha trabajado eficientemente como es el apoyo personal y humano del migrante. De esta manera, ““Emigrar es un Postgrado”” sería el primer estudio en usar la experiencia migratoria como herramienta para el acompañamiento, la superación social y la integración social del ser afectado al aparato productivo del país que lo acoge.

Emigrar es un postgrado demostró que es posible desarrollar distintos aprendizajes durante la migración, los cuales fueron expuestos en el libro como ‘talentos’ que son capaces de generar habilidades en la persona para que se desarrolle en su nuevo ambiente.
Bajo esta iniciativa, se enaltecerá la importancia de las actitudes como elemento movilizador y dinamizador tanto en el ámbito personal como profesional.

Igualmente, se pretende transmitir ideas, métodos y hábitos prácticos y útiles, aplicables “al día siguiente”, para que los participantes puedan mejorar y potenciar sus actitudes personales – automotivación, proactividad, entusiasmo y comunicación interpersonal.

Además, se facilitarán caminos para aumentar el auto estima y la satisfacción individual de los migrantes para que sean también mejores ciudadanos en las latitudes dónde se encuentren.

Asimismo, se movilizarán las mejores actitudes, intenciones y disposiciones de las personas para que sean un activo tangible para la nación que los recibe, asimilen el nuevo equilibrio de su vida personal-profesional, aprendan a disfrutar de su trabajo, generen un adecuado clima de trabajo y mejoren su relación y colaboración con los demás.

Por último, el proyecto potenciará la implicación y la motivación personal de los participantes, para que además de “saber hacer” las cosas, también “quieran hacerlas” poniendo sus mejores esfuerzos en ello y despertar sus inquietudes por seguir adelante con mayor alegría, optimismo, pro actividad, iniciativa, ambición, adaptabilidad, responsabilidad y entusiasmo.

El camino apenas comienza

Desde noviembre, fecha en la que se publicó el libro ““Emigrar es un Postgrado””, esta obra se ha podido adquirir en su presentación física y digital a nivel mundial a través Amazon, donde rápidamente se convirtió en best seller dentro de su categoría. Adicionalmente, en Venezuela, ya se encuentra distribuido en todas las librerías del país y algunos bodegones de las regiones.

Al ser una obra atípica, capaz de enaltecer el esfuerzo, la capacidad de superación y el desarrollo de los talentos de personas comunes que han logrado superarse a sí mismas, el pasado diciembre ““Emigrar es un Postgrado”” fue bautizado en Lechería, en un acto también atípico bajo los ojos de 200 invitados y la presencia de sus padrinos, la periodista Marién Jiménez y el médico Juan Carlos Álvarez.

Se espera que, para finales del primer trimestre, el equipo de ““Emigrar es un Postgrado”” publique una segunda edición, donde las letras de sus autores serán presentadas por su prologuista, el ingeniero Hugo Hernández.