Domingo Alberto Rangel: La transición como mantra

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

De mantra en mantra quienes hace 20 años secuestraron la oposiciòn, nuevamente anuncian lo que nunca ocurre. El gobierno obligado màs por la palabrería de los directivos opositores que por hechos concretos… se radicaliza a un grado que posiblemente no soñarían los màs izquierdistas de sus militantes.

Y la Naciòn sufre.

Es una verdad constatable… no una opinión de quien lleva 2 décadas como opositor sin beneficio o cucutazo.

Uno de estos rezos sin contenido, quizás el màs difícil de comprender aunque también uno de los màs utilizados es el llamado “gobierno de transición”.

Como la norma constatable ha sido el fracaso los opositores tenemos derecho a preguntar ¿transición desde dónde y hacia dónde?

¿Serà que piensan pasar del estatismo socialista màs o menos radical que nos ha llevado al màs brutal empobrecimiento… con marcha en retroceso… hacía el estatismo socialdemócrata o social cristiano que había antes de este siglo y cuyo fracaso en condiciones mucho màs favorables que las actuales… pavimentó el acceso del chavismo al poder?

Uno nunca sabe què piensan o Cùales son los acuerdos a que han llegado con poderes extranjeros y financistas buitres… los partidos franquiciantes de quienes manejan las cuerdas que tiran de la marioneta autoproclamada y muy a mi pesar tengo que escribir esto.

Se supone que una transición ha de ser desde un punto… hacia otro generalmente distinto y factible: Así fueron las transiciones ocurridas en Chile con la dictadura de Pinochet… en Polonia con la dictadura comunista del general Jaruzelski… e incluso en otra que poco se menciona porque en Venezuela tiene dolientes… la del generalísimo Francisco Franco en España.

En todas esas transiciones y para que se pudieran dar… antes que nada estuvieron claros los objetivos políticos y también los económicos.

Los partidos democráticos chilenos originalmente divididos a muerte… no olvidemos que la democracia cristiana de ese país en un primer momento colaboró con Pinochet y tampoco denunció los asesinatos de esa dictadura militar… y que los màs radicales jefes entre los apoyos de Allende… se fueron unos a la URSS… otros a La Habana… lejos de los apoyos democráticos del occidente capitalista… pero poco a poco se acercaron… buscando la unidad de acción entre sus militantes.

En Polonia sucedió algo similar aunque màs que partidos allí hubo una oposiciòn liderizado, por razones comprensibles, por la Iglesia Católica y los sindicatos cuyos líderes profesaban esa religión.

Y en España desde los años sesenta hubo conversaciones entre la oposiciòn semi clandestina… y sectores del franquismo civil. Quizás allí está la explicación del atentado que cobró la vida de quien se suponía sería el heredero de Franco… màs que el Rey… el almirante Carrero Blanco.

Pero en todos esos casos que nos sirven de lección, siempre a sabiendas de que el poder militar lo tenían aquellos gobiernos… se buscó exigir salidas electorales… no solo porque la oposiciòn conocía su debilidad militar… sino porque definida la democracia como un objetivo era incoherente pretender que los militares derribaran sus gobiernos… para instaurar el de los civiles.

Hay razones salidas de la economía, de la integridad territorial que estaría en peligro si llegara a ocurrir una invasión militar extranjera, y, de lo difícil por no decir imposible… que nuestros militares respetasen un títere impuesto por el ejército invasor.

En ese caso sería el pueblo venezolano quien echaría fuera los extranjeros… acompañados por los políticos irresponsables que fungieran como aliados. Ya sucedió en España cuando la gente echo al mayor ejército del mundo que era el francés de Napoleón… al grito de “vivan las caenas”… recordando que los invasores adujeran que iban a salvar a los hispanos del yugo de sus reyes.

En Venezuela todo está por hacer: Hemos perdido 20 años y debemos comenzar desde cero.

No sirve una unidad donde cada quien hace lo que le da la gana porque “hay muchas verdades”.

No sirve una transición donde no queden claros los objetivos políticos… económicos… y tarjeta màs candidato (a).

En lo político democracia… en lo económico mercado camino allanado por el presidente Maduro cuando casi con el agua al cuello… tras 20 años de políticas estatistas y empobrecedoras… ahora hay que sumarle 6 años de sanciones económicas e ilegales… del gobierno de USA… sanciones que hacen aún màs difícil trabajar en nuestro país.

La tarjeta es necesaria pero no puede ser la reedición de una MUD secuestrada por 4 micro partidos… que se creyeron dueños del futuro porque habían otros 40 partidos… aún mucho màs pequeños.

Y el candidato o candidata obvio que debe ser potable a todo el universo opositor… pero seguro del camino también llamado “transición”. Pero también potable a los grandes factores de poder que imposibilitan avanzar… por estar jugando cada uno a su caballo y me refiero a la China y Rusia… pero también a USA y Europa.

Finalmente y una vez terminado este escrito… a cobrar mi apuesta… con una venezolana que vive en el exterior… quien me retó a que no escribía algo similar.