El veneno de las listas negras, por Guillermo A. Cochez

 

Nuevamente Europa nos coloca en su desagradable lista negra. Dicen que injustamente, porque Panamá ha cumplido con lo que nos han pedido y quizás más, perjudicando al sector financiero, a bancos y a abogados. Inclusive, el expresidente Pérez Balladares ha pedido que, como consecuencia por habernos puestos en esa lista, Panamá debe impedir que ninguno de los países europeos haga negocios con nuestro país.

Por Guillermo A. Cochez

Siempre he sostenido que lo que falta en este país no son nuevas leyes, sino la voluntad para cumplir con las existentes. Sabemos que las leyes y decisiones judiciales no se cumplen y cuando, lo hacen, es con un letargo increíble o simplemente se limpian con ellas. Hace unos días, aunque la decisión había sido tomada en 2015, hace cinco años, la Contraloría decidió aplicar sentencia de la Corte Suprema que impide que los suplentes a diputado tengan dos salarios del Estado. Queda la duda, fundamentada en la experiencia, si esa decisión finalmente será cumplida y no será objeto de alguna negociación entre el Contralor y los diputados.

Si yo fuera embajador de algún país de la Unión Europea ¿qué pudiera reportar a mi gobierno de lo que hace Panamá para ser más transparente? ¿Qué ningún banquero importante de los que ayudaron a lavar todos los dineros de la corrupción de Odebrecht esté preso, como ha ocurrido en Brasil, Perú y Colombia?. ¿Qué ha tenido que venir un nuevo Procurador para que finalmente se investiguen a las personas del entorno del presidente Varela y el Partido Panameñista que recibieron jugosas cantidades provenientes de Brasil?. ¿Qué no existe ningún caso de empresas locales investigado por lavado de dinero en sus empresas que se multiplican como cuis, para quizás llevar a cabo otras actividades diferentes la venta de mercancías y víveres? ¿Ha habido algún banco cerrado por actividades ilícitas, luego de comprobarse que eran el destino favorito de los fondos de Odebrecht? Así se podría hablar de los negocios del PAN, las coimas de Blue Apple, las ventas en la Policía que hoy salen a flote y un gran etcétera. ¿Han descubierto las autoridades panameñas algunas de las inmensas actividades delictivas que empresarios chavistas llevan a cabo en nuestra tierra, pero bien conectados en Panamá?

Siendo presidente, Juan Carlos Varela, en más de una ocasión, aseveró públicamente que por lo menos siete diputados estaban involucrados en

actividades vinculadas al narcotráfico. ¿Se supo de alguna denuncia que interpuso Varela ante las autoridades competentes por esta grave acusación? O será ¿que, como siempre ocurre en Panamá, nadie ha terminado inculpado de nada?

¿De qué valen las nuevas reglas que exigen los bancos a sus clientes con tantos detalles para abrir una cuenta o procesar una transacción, cuando a los únicos que se les aplican es a los menos afortunado de no tener algún amigo en el banco, y les piden hasta el número de cédula de la abuela?

Cuando un embajador europeo ve que en Costa Rica a una ministra de Salud la destituyen porque una de sus empresas mantenía deudas con el Estado y ve que en Panamá designan a un Ministra de Gobierno que, mediante edicto de la Dirección General de Ingresos, le están cobrando US$170.000 adeudados y que no ha pagado, lo cual le impediría ejercer ningún cargo público, nadie se inmuta. ¿Qué ustedes creen que informarán a sus respectivos países? ¿Qué Panamá es un país que hace todo lo posible por ser transparente? ¿Qué en Panamá el ejemplo se da desde el presidente de la República hasta el resto del funcionariado?

A veces no sé si los europeos y los organismos internacionales son justos o no con Panamá, lo que si estoy seguro es que Panamá, a pesar de emitir todas las leyes y reglamentos que nos piden, no terminamos de ser transparentes. ¿Culpa de los europeos o culpa nuestra?