Ben Affleck se confiesa… y revela todas sus adicciones

 

Ben Affleck, el ganador del Oscar como guionista y director de “Argo”, es una de las estrellas más populares en Hollywood. El actor, que es alcohólico en rehabilitación, se divorció en 2018 de la actriz Jennifer Garner, con quien tuvo tres hijos. Ahora intentar encarrilar su carrera y lucha por mantenerse sobrio.

INFOBAE

Tiene cuatro películas que saldrán este año. El Batman DadBod (forma en la que se le dice en inglés a los hombres que no se cuidan pero se ven atractivos) ha sido desterrado, y las películas reales están de vuelta en su agenda, entre estas “The Way Back”, un conmovedor drama deportivo que llega a los cines el 6 de marzo.

En esta Affleck interpreta a un entrenador de baloncesto de una escuela secundaria con grandes problemas, es un gordo borracho y voluntarioso, que destroza su matrimonio y termina en rehabilitación. Un papel que se acerca mucho a los dramas que vivió en su vida.

“Las personas con comportamiento compulsivo… y yo soy uno de esos, tenemos este tipo de molestias básicas todo el tiempo de las que nos intentamos deshacer”, dijo hace un par de semanas durante una entrevista de dos horas en un lugar junto a la playa en Los Ángeles “Estás tratando de sentirte mejor comiendo o bebiendo, teniendo sexo, jugando o comprando o lo que sea, pero eso termina empeorando tu vida. Luego haces más para que esa molestia desaparezca, entonces comienza el verdadero dolor, se convierte en un círculo vicioso que no puedes romper, eso es al menos lo que me pasó a mí”, dijo.

Y agregó: “Bebí relativamente de manera normal durante mucho tiempo. Lo que sucedió fue que comencé a beber más y más cuando mi matrimonio se estaba desmoronando, esto fue entre 2015 y 2016. Mi consumo de alcohol, por supuesto, creó aún más problemas matrimoniales ”.

El matrimonio de Affleck con Garner terminó en 2018 después de una larga separación. Dijo que todavía sentía culpa, pero que había superado la vergüenza. “De lo que más me arrepiento en mi vida es de este divorcio”, aseguró, usando notablemente el tiempo presente. “La vergüenza es realmente tóxica. No hay nada positivo que obtener de la vergüenza. Es solo una sensación tóxica y horrible de baja autoestima y autodesprecio”.

Respiró hondo y exhaló lentamente, como para reducir la velocidad de sus palabras y continuó: “No es particularmente saludable para mí obsesionarme con los fracasos, las recaídas, y golpearme”. “Ciertamente he cometido errores, ciertamente he hecho cosas de las que me arrepiento, pero tienes que levantarte, aprender de ello, aprender un poco más, intentar avanzar”, agregó.

“The Way Back” que originalmente se llamaba “The Has-Been” (Hubiera sido) fue un título deprimente que abandonó mientra se desarrollaba el film. “Basta con decir que ninguna estrella quiere aparecer en un póster junto a las palabras “The Has-Been”, especialmente después de dos decepciones de taquilla, La Liga de la Justicia (2017) recaudó 658 millones de dólares, una suma insignificante para los estándares de las películas de superhéroes, y “Live by Night” (2016), un drama de gángsters de época que también dirigió, y sólo generó 23 millones de dólares.

Affleck, de 47 años, ha estado trabajando como un loco para volver a encarrilar su carrera. La verdad es que el resultado no está garantizado. Los espectadores, en particular las mujeres, decidirán en última instancia: “¿El perdón por las transgresiones sigue siendo algo que la sociedad permite en toda su polarización basada en Twitter?” se preguntó.

Para algunos, Affleck sigue siendo el tipo que rompió el corazón de Garner y que fue acusado de manosear a una presentadora de un programa de entrevistas en 2013. “Actué de manera inapropiada”, dijo sobre ese incidente en 2017, cuando comenzaba la era Me Too (movimiento feminista estadounidense), “y me disculpo sinceramente” añadió.

Hollywood ciertamente ha otorgado clemencia a Affleck. Acaba de terminar de actuar en “Deep Water”, un thriller psicológico protagonizado por Ana de Armas, que saldrá en los cines en noviembre. Este mes aparecerá en Netflix en “The Last Thing He Wanted”, con la actuación de Anne Hathaway y dirigido por Dee Rees.

Se suponía que Affleck debía dirigir “Batman”, pero se hizo a un lado, permitiendo que Matt Reeves se hiciera cargo (y Robert Pattinson se pusiera la capucha), después de decidir que el problemático rodaje de “La Liga de la Justicia” había mermado su interés. Affleck nunca pareció disfrutar su papel como Batman.

No ha hablado mucho sobre su alcoholismo desde que completó un tercer período de rehabilitación en 2018. (Los dos primeros fueron en 2001 y 2017). Pero con la llegada de “The Way Back” ha hecho que el tema sea imposible de evitar. Affleck también aceptó que la segunda palabra en Alcohólicos Anónimos no se aplica a él, ciertamente no después de que él (brevemente) recayó en el otoño, apareciendo destrozado en público unos meses después de dar a conocer que había logrado un año de sobriedad continua.

“La recaída es vergonzosa, obviamente”, dijo. “Desearía que no sucediera, realmente desearía que mis hijos no lo vieran en Internet. Jen y yo hicimos todo lo posible para abordarlo y ser honestos”.

Durante su infancia y adolescencia en Massachusetts, Affleck vio a su padre borracho casi todos los días. Contó: “Mi padre no se puso realmente sobrio hasta que cumplí 19 años”. (Fue una de las dos únicas veces que eligió cada palabra con cuidado, y la otra fue su respuesta a una pregunta sobre el juicio de Harvey Weinstein por cargos de violación y agresión sexual).

Al principio de su carrera, Affleck protagonizó varias películas respaldadas por Las compañías de Weinstein. “No sé si tengo algo que agregar o decir realmente que no se haya dicho y por mejores personas que las hayan sido personalmente víctimas o que hayan sobrevivido a lo que hizo”, añadió. (Hace tres años, Affleck anunció que donaría todos los pagos residuales de las películas de Weinstein a organizaciones benéficas contra la agresión sexual).

“A medida que envejezco, más reconozco que mi padre hizo lo mejor que pudo”, dijo el actor. “Hay mucho alcoholismo y enfermedades mentales en mi familia. El legado de eso es poderoso y a veces difícil de desechar”. El hermano menor de Affleck, Casey, de 44 años, ha hablado sobre sus propios problemas de alcoholismo y su sobriedad. Su abuela paterna se quitó la vida en un motel cuando tenía 46 años. Un tío se suicidó con una escopeta. Una tía era adicta a la heroína.

“Me tomó mucho tiempo, admitirme a mí mismo que soy alcohólico”, reconoció Ben Affleck. “El próximo trago no será diferente”.

Parecía un buen momento para señalar cuántas estrellas habían comenzado a hablar sobre la sobriedad, sobre todo Brad Pitt, y cómo eso disminuía el estigma de la adicción y, tal vez, inspiraba a las personas con problemas de sustancias a buscar ayuda.

Affleck se refirió a los casos de Bradley Cooper y Robert Downey Jr., ahora sobrios. Sobre ellos dijo: “Son muchachos que me han apoyado mucho y con quienes siento un gran sentido de gratitud”. Continuó: “Una de las cosas sobre la recuperación que creo que la gente a veces pasa por alto es el hecho de que inculca ciertos valores. Ser honesto, ser responsable, ayudar a otras personas, pedir disculpas cuando te equivoques”.

A propósito de la controversia sobre si el tatuaje que tiene en la espalda era falso o no, le dijo lo siguiente a The New York Times:

“Me molestaba que alguien me hiciera una foto espiándome”, dijo Affleck, moviéndose en el sofá donde estaba sentado. “Se sintió invasivo, pero podría haber dicho ´eso no es asunto tuyo´, creo que me gustó jugar con eso. ´¿Tu tatuaje es real o no real? ¡Por supuesto que es real! No, me puse un tatuaje falso en la espalda para luego esconderlo”, ironizó el artista.

Affleck tiene la costumbre de ponerse en la mira de la controversia. Pensó que era una buena idea protagonizar (con Damon) un ángel caído en “Dogma” (1999) de Kevin Smith, que Disney decidió que era demasiado blasfemo para que su sello Miramax lo lanzara. Interpretar a Batman como un melancólico y de mediana edad ciertamente no era una opción segura. “The Last Duel” ya ha provocado indignación en las redes sociales; Affleck y Damon interpretan a un caballero y un escudero que se ven obligados a pelear después de la acusación de violar a una mujer.

Y ahora llega “The Way Back”, una película ambientada en los años 70 sobre un hombre encarcelado por el alcoholismo.

Con respecto a cómo toma esas decisiones, el actor le dijo lo siguiente a The New York Times, mientras se reía: “Nunca he sido muy reacio al riesgo, para bien o para mal, obviamente”. Agregó: “Con respecto a el camino de regreso, los beneficios, para mí, superaron con creces los riesgos, lo encontré como algo muy terapéutico”.

“The Way Back” fue dirigida por Gavin O’Connor, con guión del mismo O’Connor y Brad Ingelsby. Le costó a Warner Bros y Bron Studios unos 25 millones de dólares y fue filmado principalmente en San Pedro, un área de clase baja de Los Ángeles.

“Lo más difícil de la película para Ben realmente fue la parte del baloncesto”, dijo O’Connor. “Si nunca antes has jugado de verdad, estar en una cancha es, como estar en patines de hielo por primera vez. Una vez que esa parte hizo clic, estábamos cocinando con gasolina. Ya estaba listo para ir a lugares muy profundos y oscuros con la bebida”.

Hacia el final de “The Way Back” (alerta de spoiler) Jack tiene una interacción poderosa con su ex esposa (Janina Gavankar). Él está en rehabilitación y cuando ella viene a ver cómo está, él le ofrece una disculpa inquebrantable.

“Te fallé”, dice el personaje. “Dañé nuestro matrimonio”.

Es algo duro, especialmente cuando se mira a través del prisma de todo lo que ha sucedido con Affleck fuera de la pantalla. No puedes evitar pensar en conversaciones similares que debe haber tenido con Garner.

“Era realmente importante, sin ser grosero o falso, que él le hiciera las paces, que se responsabilizara por el dolor que él y solo él había causado”, dijo Affleck, refiriéndose al personaje.

O’Connor dijo que Ben Affleck tuvo un “colapso total” en el set después de completar la escena.

“Fue como si se abriera una compuerta”, dijo O’Connor. “Fue sorprendente y poderoso. Creo que fue un momento muy personal en la película. Creo que fue él”.