Maduro promete revivir un muerto “Tengo más de USD 25 mil millones en ofertas de inversión para Pdvsa”

 

El régimen de Venezuela se compromete a revivir la industria petrolera nacional un día después de que la administración estadounidense sancionó a Rosneft Trading, la empresa comercial rusa que canaliza la mayor parte del crudo venezolano al mercado.

Por DMB | lapatilla.com

En su último discurso en cadena nacional, Nicolás Maduro emitió un decreto de emergencia energética y creó una comisión presidencial encabezada por el sancionado por los Estados Unidos, Tareck El Aissami, para “defender, reestructurar y reorganizar” las industrias petrolera, de gas natural y petroquímica.

“Es una comisión plenipotenciaria y estoy colocando todo el poder del Estado, del Gobierno y de la Nación, para entrarle a Pdvsa con todo”, aseveró Maduro.

La estructura de la nueva comisión sugiere que El Aissami reemplazaría a Manuel Quevedo, el actual ministro de petróleo y presidente ejecutivo de la compañía petrolera estatal Pdvsa.

Venezuela, un país fundador de la OPEP, produce alrededor de 730.000 b/d de crudo, en comparación con 1,2 millones de b/d de hace un año y 3 millones de b/d en la década de 1990. Todas las refinerías locales de Pdvsa, con capacidad para procesar 1,3 millones de barriles diarios están en mal estado e inoperativas.

En este sentido, Maduro enfatizó que “PDVSA es la industria principal de todos los venezolanos, relacionada con el mundo entero, con grandes inversiones de decenas de países, con ofertas que hoy superan los 25 mil millones de dólares”

La ambiciosa revisión promete elevar la producción a 2 millones de barriles diarios este año, reiniciará las refinerías, lanzará proyectos de gas aguas arriba y recuperará el sector petroquímico, dijo Maduro, sin indicar cómo lo lograría

“Este año tenemos una meta modesta, elevar la producción a 2 millones de barriles, un país como Venezuela debería estar produciendo 5 o 6 millones de barriles de acuerdo a lo que fue el Plan de Siembra Petrolera del Comandante Chávez. Está bien las medidas unilaterales, el bloqueo, pero no acepto más excusas, producimos o producimos, Venezuela debe convertirse en una potencia”, sentenció Nicolás Maduro en la cadena nacional.

En el discurso, Maduro declaró que una de las primeras tareas de la comisión es restablecer el seguro de salud, los beneficios de vivienda, las provisiones de alimentos y el transporte para los trabajadores petroleros.

Miles de trabajadores petroleros han huido de Venezuela en los últimos años, parte de una migración histórica estimada en unas 5 millones de personas.

Los ambiciosos anuncios de Maduro son el último intento del gobierno de revivir la industria petrolera venezolana que alguna vez fue próspera y que ha sido diezmada por años de desinversión, mantenimiento inadecuado, corrupción, fuga laboral, interferencia política y, más recientemente, las sanciones de Estados Unidos.

Una comisión con sancionados

La Comisión Presidencial que tendrá plenos poderes sobre toda la industria petrolera quedó integrada por:

Tareck El Aissami, presidente de la Comisión
Asdrubal Chávez, vicepresidente ejecutivo
G/J Vladimir Padrino López, ministro para la Defensa
A/J Remigio Ceballos Ichazo, Comandante del Comando Estratégico Operacional
Néstor Reverol, ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz
Manuel Quevedo, ministro de Petróleo
Hipólito Abreu, ministro para Transporte
María Gabriela Jiménez, ministra para Ciencia y Tecnología
Eduardo Piñate, ministro para el Proceso Social del Trabajo
Luis Rodríguez, rector de la Universidad Bolivariana de Trabajadores Jesús Rivero
Jesús Martínez, miembro fundador de la Universidad Bolivariana de Trabajadores Jesús Rivero
Wills Rangel, trabajador
José Guerrero, trabajador
Elia García, trabajadora
Yurvis Gómez, trabajadora
Sandra Nieves, trabajadora
Antonio Lugo, trabajador
María Griman, trabajadora

El presidente de la comisión, El Aissami, que forma parte del círculo íntimo de Maduro y dirige el Ministerio de Industria y Producción, fue sancionado por Estados Unidos en febrero de 2017 señalado de tráfico de drogas. También es sancionado por la UE y Canadá.

El vicepresidente de la comisión es el funcionario también sancionado Asdrubal Chávez, que anteriormente se desempeñó como ministro de petróleo y director ejecutivo de Citgo, filial estadounidense de refinación de Pdvsa en Houston.

Manuel Quevedo, un general de la Guardia Nacional que fue sacado del ministerio de vivienda para dirigir Pdvsa y el ministerio de petróleo a fines de 2017, es solo un miembro más de la comisión.

La lista se completa con otras figuras de alto rango del régimen de Maduro sancionadas por EEUU, incluido un contingente militar de alto rango: el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, el comandante de operaciones estratégicas de las fuerzas armadas, Remigio Ceballos, también el ministro de transporte, Hipólito Abreu, ministro de Trabajo. Eduardo Pinate y siete líderes sindicales del partido socialista gobernante (PSUV)

Están ausentes los tres elementos claves

Consultado por lapatilla.com, un ex director de Pdvsa comentó que “el anuncio de Maduro de elevar la producción de crudo del país a 2 millones de barriles a fines de año, es sólo eso, un anunció sin base alguna”. Agregó que “No explica, cómo esa comisión dotará a Pdvsa de capital, tecnología y recursos humanos, que son los tres elementos claves para cualquier empresa, En el caso de una petrolera los requerimientos de capital son inmensos, y hoy, no conozco a ninguna empresa petrolera con bolsillos profundos interesada en invertir en una Venezuela socialista”

Agregó el ingeniero “la declaratoria de emergencia les permitirá saltarse todos los procedimientos de transparencia administrativa, tal como sucedió con la emergencia eléctrica decretada por Hugo Chávez en 2009. Todos sabemos y padecemos en lo que se convirtió el sistema eléctrico nacional. También significará la militarización de Pdvsa, y su paralización administrativa. El resultado será el previsible. Un mayor caos en Pdvsa y en la IPN en general” sentenció.